POLÉMICA TRAS SU APARICIÓN EN 'EL CONVIDAT' DE TV-3

Gerard Quintana: "Mi lengua es el catalán pero no soy un talibán"

El líder de Sopa de Cabra afirma que no piensa imponer su idioma a su mujer ni a sus hijos

"No hay voluntad de diálogo ni de escuchar", responde el rockero a los que han criticado su actitud en la red

YOUTUBE

Se lee en minutos

LAURA ESTIRADO / Barcelona

Dos días después de protagonizar el últimoEl Convidat El Convidatde Albert Om (TV-3) y convertirse, ayer, martes, entrending topic en Twitter y centro de dianas en varios foros de la red, el líder de Sopa de Cabra,Gerard Quintana ha explicado en la radio por qué habla castellano en la intimidad de su casa, con sus hijos y su mujer, en Eivissa. "Mi lengua es el catalán perono soy un talibán", ha dicho el músico, que también colabora con EL PERIÓDICO DE CATALUNYA.

"No pienso imponer el catalán a la gente que quiero", ha explicado uno de los exponentes del rock català en una entrevista en RAC 1, tras mostrar el lunes por la noche, en el programaEl Convidat,cómo es su día a día  -los días de la semana que pasa- con su familia en un pueblo de la isla de Eivissa (el resto de días vive en un piso compartido en el Eixample barcelonés). 

"He vivido en casas bilingües"

El cantante de Girona, que ha suscrito varios manifiestos por la independencia de Catalunya y a favor de la lengua catalana, dice que "en casa se habla de todo: podrían [sus hijos] salir hablando castellano, catalán e inglés". "He vivido en casas bilingües", ha explicado y también recordó el lunes a Om que con su padre, un Policía Nacional navarro ("un gris"), hablaba en castellano, y con su madre, de Girona, en catalán.

"No soy partidario de responder opiniones adversas, con gente que no tiene voluntad de diálogo", se ha referido Quintana en respuesta a losforos de internet en los que ayer se le criticó su conducta. Quintana también fue ayer protagonista en las redes sociales como Twitter (con loshashtags #elconvidat o#GERARD QUINTANA), que se inundaron concientos de mensajes que mostraban su asombro y que le criticaban duramente (aunque otros también le apoyaban plenamente).

Realidad compleja

Noticias relacionadas

Tras el revuelo levantado, Quintana confiesa que siente "un poco de pesar"." Si no estamos todos juntos, haremos que la gente se quede excluida de una realidad más compleja de lo que dicen muchos medios. Aquí haygente intolerante, como en otros lugares. No tengo que justificar nada", ha dicho el líder de Sopa de Cabra.

Por último, Quintana ha señalado que se busca "una especie de pureza que encontraríamos en pocos lugares". A mi compañera [nacida en Barcelona], como a mi padre, les cuesta hablar catalán. Las lenguas no tienen que ser ningún arma. A veces utilizamos las cosas de manera que nos perjudican a todos".