28 may 2020

Ir a contenido

EXPOLIO DE UNA INSTITUCIÓN PÚBLICA

Los directivos de la SGAE desviaron 30 millones en viajes de lujo, joyas y coches

Informes policiales y de Hacienda documentan con cientos de facturas "gastos que no son propios de una actividad de servicios"

El presunto cabecilla de la trama, José Luis Rodríguez Neri, tiene facturas de una jamonería y un restaurante de Venecia

Informes policiales y de Hacienda sostienen que los directivos de la Sociedad General de Autores (SGAE) desviaban grandes cantidades de dinero a sus propias empresas. Esta documentación, a la que ha tenido acceso la SER, según informa en su página web, es la que maneja el juez de la Audiencia Nacioanal Pablo Ruz. Los informes sostienen que el desvío de fondos para uso particular, compras y divertimento superan los 30 millones de euros.

Según la documentación, los imputados gastaban a espuertas sabiendo que, en último caso, los recibos se iban a pagar a cargo de la Sociedad de Autores a través de un entramado de sociedades aparentemente independientes que no realizaban ningún servicio a cambio como para cobrar por ello.

Gastos de lujo

Los gastos no son nimios. La policía sospecha que se gastaron 88.000 en decoración. Compras y alquileres de coches, viajes de lujo, regalos a empesas, joyas, lencería, compras en supermercados, compra de pequeños electrodomésticos, afirma la SER.

"Gastos que no son propios de una actividad de servicios sino más bien de una economía doméstica", atribuyen los informes de Hacienda.

Entre los centenares de facturas, una de las que más llaman la atención es, por ejemplo las de hoteles, como el Copacabana Palace de Rio de Janeiro o el Ritz de Nueva York.

En el caso del presunto cabecilla de la trama, José Luis Rodríguez Neri, hay facturas de una jamonería o un restaurante de Venecia.

Otra de las imputadas, Elena Vázquez, gastó 215.000 euros en el 2007 en asuntos particulares.

.