07 ago 2020

Ir a contenido

DE CHESTER HIMES A JEAN GENET

Escritores y delincuentes

El escritor José Ovejero repasa la biografía de autores que cometieron delitos, o criminales que se reinventaron gracias a las letras

ERNEST ALÓS / BARCELONA

Algunos escritores acabaron descarrilando por su mala vida o por un momento de locura, o porque un trapicheo se les fue de las manos. Algunos delincuentes acabaron reinventándose como escritores, explicando, explotando u ocultando su pasado. De unos y otros trata el escritor madrileño José Ovejero en su último libro, Escritores delincuentes (Alfaguara).

En su libro, Ovejero dedica perfiles a una quincena de figuras como François Villon, Anne Perry, Karl May, Remigio Vega Armentero, Jean Ray, William Burroughs, Maurice Sachs, Thomas Malory, Chester Himes, María Carolina Geel y María Luisa Bombal, Jimmy Boyle y Hugh Collins, Jeffrey Archer, Abdel Hafed Benotman, Carlos Montenegro, Jean Genet y Sergiusz Piasecki.

Pero recurre también a nombres como Cervantes, Álvaro Mutis, Goliarda Sapienza, André Malraux o Paul Verlaine , y así hasta unos 70, para dibujar las distintas estrategias ante el propio pasado, desde la ocultación a la expiación de la culpa, la denuncia de la injusticia o la explotación comercial, y para explicar la relación entre delito y ficción, entre mandarines de la cultura y los perdularios que les seducían, entre artistas convertidos en criminales y colegas protectores y condescencientes con sus pecadillos, entre la traumática experiencia de la cárcel y la creatividad literaria. 

>> Más información en e-Periódico