Ir a contenido

La 68ª edición del certamen cinematográfico italiano

La Mostra más estelar

Clooney, Madonna, Cronenberg y Polanski encabezan un festival de Venecia muy atractivo

Nando Salvà

«ofrecer películas hermosas, que nos hagan pensar y nos hagan soñar». Según explicaba hace unas semanas el director artístico de la Mostra de Venecia, Marco Müller, ese criterio tan poético como poco científico es el que han seguido los responsables del certamen para configurar la selección cinematográfica de su edición número 68, que esta misma noche se abre con la presentación de Los idus de marzo, la nueva película como director de George Clooney, y que el próximo día 10 de septiembre se encargará de cerrar la comedia Damsels in distress, la primera película de Whit Stillman desde 1998.

Al menos sobre el papel, la colección de películas que en los próximos días deberá valorar el jurado presidido por Darren Aronofsky es una de las más atractivas del festival en su historia reciente a nivel artístico y mediático, porque combina cineastas consagrados con jóvenes autores y porque incluye una cantidad considerable de estrellas. Marcada por la fuerte presencia anglosajona

-cinco películas americanas, tres británicas- y asiática -cuatro títulos-, esta selección es, en palabras de Müller, «la mejor representación posible de las cualidades que este festival siempre ha querido representar».

¿MULTISALAS O CINEFILIA?

Únicamente faltan

las palomitas

La sección oficial acumula un buen número de thrillers y film noirs, un tipo de cine más habituado al hábitat de los multicines que a cotos para cinéfilos como este del Lido. Lo sorprendente del caso no es que, fuera de concurso, Steven Soderbergh presente Contagio --acerca de un virus que siembra el pánico entre un reparto lleno de estrellas--, o que el español Kike Maíllo se estrene con Eva, algo así como una mezcla entre Sabrina e I.A: Inteligencia artificial que abrirá el próximo mes de octubre el festival de Sitges.

Lo raro es que por el León de Oro de este año compitan títulos como El topo, que no es sino una película de espías, basada en una novela de John Le Carré y, eso sí, llena de pedigrí: la dirige el sueco Tomas Alfredson (autor de la versión sueca de Déjame entrar), y la protagonizan Gary Oldman y Colin Firth. O lo nuevo de William Friedkin, un tipo del que últimamente se sabía poco y que en el pasado demostró su buena mano con el policíaco. ¿Será cierto que quien tuvo, retuvo? Lo sabremos cuando Killer Joe sea presentada. Otras competidoras de insólito perfil palomitero son la epopeya Seedig bale, algo así como Braveheart a la taiwanesa, y Texas Killing Fields, una intriga criminal protagonizada por la actriz del momento, Jessica Chastain.

LOS RECONVERTIDOS

Directores que vienen de otros ámbitos

Chastain también es la estrella de la tercera película como director del actor Al Pacino, Wilde Salome, que mezcla documental, ficción y teatro filmado para analizar la bíblica obra teatral de Oscar Wilde. Su anterior trabajo tras la cámara, Buscando a Richard, hacía algo parecido con el Ricardo III de Shakespeare. Pacino, que además recibirá un premio honorífico, no es el único a quien podría acusarse de intrusismo. Actores, videoartistas, cantantes, aquí todo Dios se recicla en cineasta.

En Los idus de marzo, Clooney recrea la campaña presidencial de un candidato demócrata para denunciar corruptelas políticas. James Franco dirige Sal, biografía del actor Sal Mineo, que coprotagonizó Rebelde sin causa para Nicholas Ray (el centenario del nacimiento de Ray será conmemorado con la proyección de una copia restaurada de We can't go home again, su experimental obra póstuma). Tras sorprender con Hunger (2008), la estrella del arte contemporáneo Steve McQueen regresa con Shame, exploración de la adicción al sexo. Y cómo olvidar a la incombustible Madonna, que presenta W.E., vagamente basada en la relación entre Eduardo VIII de Inglaterra y la divorciada Wallis Simpson, que llevó al monarca a abdicar en 1936. Con que sea un poquito mejor que Filth and wisdom (2008), su desastroso debut como directora, nos conformamos

ADAPTACIONES LITERARIAS

De 'Fausto' a Sigmund Freud

La británica Andrea Arnold ofrece su versión de las Cumbres borrascosas de Emily Bronte, y el maestro ruso Alexander Sokurov se atreve con el Fausto de Goethe. También de reputadas fuentes literarias proceden dos de los títulos más esperados de la competición. En primer lugar, hablemos de Un método peligroso, en la que David Cronenberg adapta la obra teatral de Christopher Hampton. Sigmund Freud y Carl Jung (Vigo Mortensen y Michael Fassbender) tuvieron una intensa relación profesional y personal que se rompió bruscamente después de seis años. Se piensa que la causa fueron sus diferencias ideológicas sobre la práctica y la teoría de psicoanálisis, pero esta película sostiene que una mujer, encarnada por Keira Knightley, se interpuso entre ellos.

Tan esperada o más es la coproducción española Un dios salvaje, adaptación de la obra teatral de Yasmina Reza a cargo de Roman Polanski, que trabajó en el guión durante su arresto domiciliario en Suiza. Es la historia de dos parejas que deciden reunirse una noche para tratar de poner paz entre sus respectivos hijos y que acaban tirándose brutalmente los trastos a la cabeza. Filmada en tiempo real, la protagonizan Jodie Foster, John C. Reilly, Christophe Waltz y Kate Winslet.

LOS FRANCOTIRADORES

Llamados a provocar el escándalo

La Mostra de Venecia vuelve a dar cabida a un puñado de esos cineastas comúnmente llamados francotiradores. Abel Ferrara vuelve al Lido con 4:44 Last day on earth, su visión particular y probablemente aberrante del fin del mundo. Dark horse es una historia de amor, pero no esperemos cursiladas: la dirige Todd Solondz. El japonés Sion Sono, cineasta genuinamente demente, presenta la adaptación del manga Himizu, mientras que el griego Yorgos Lanthimos, otro con fama de loco, trae a Venecia el drama Alps dos años después de revolucionar Cannes y Sitges con Canino. Con un poco de suerte, uno de estos tipos provocará un escándalo. Un festival de cine no es lo mismo sin una buena polémica.

0 Comentarios
cargando