25º ANIVERSARIO DE LA MUESTRA AMPURDANESA

Plácido Domingo: «Peralada es uno de mis hitos sentimentales»

El tenor vuelve al festival con un recital de arias y duetos de ópera y zarzuela

Plácido Domingo, como director de orquesta, durante un ensayo.

Plácido Domingo, como director de orquesta, durante un ensayo. / TATO BAEZA

3
Se lee en minutos
CÉSAR LÓPEZ ROSELL
PERALADA

Plácido Domingo regresa a Peralada 19 años después de su última actuación en el festival. Fue con la producción de José TamayoAntología de la zarzuela andaluza. El tenor había visitado la muestra en 1990 con un recital y conOtello, el año siguiente. Las entradas para su cuarta presencia en el auditorio ampurdanés están agotadas, a pesar de su reciente actuación en el Liceu conTamerlanode Händel.

El polifacético intérprete, que recibirá la medalla de honor del festival, se siente tan orgulloso como emocionado por esta acogida. «Peralada es uno de los hitos sentimentales de mi carrera, sobre todo por mi entrañable relación con Carmen Mateu de Suqué y con el público», dice para explicar las razones que le han impulsado a aceptar la oferta de actuar en un año con la agenda repleta y en el que está recibiendo constantes homenajes por su 70º aniversario.

Artísticamente Plácido Domingo rememora aún «la exigencia de aquelOtellointerpretado con dirección de Valery Gergiev». Y se acuerda de las serenatas en casa de los Suqué: «Nos alojábamos allí y cantábamos a la luz de la luna». Para su retorno ha elegido un programa «muy para una noche estival» con arias y duetos de ópera, romanzas y dúos de zarzuela, que interpretará hoy (22.00 horas) acompañado por la soprano Virginia Tola y la Orquestra de la Comunitat Valenciana, dirigida por Jesús López Cobos.

REGRESO AL LICEU / Se siente feliz por su reciente paso por el Liceu. El Plácido Domingo barroco tendrá continuidad en el futuro. «Las óperas en concierto son una buena solución para poder cantar en teatros a los que te gusta ir pero no dispones de cinco o seis semanas para ensayos», explica convencido de que la experiencia en el teatro de la Rambla se puede repetir, aunque con tiempo espera encontrar también algún título escenificado. «Quiero insistir en este repertorio y espero cantar elSansónde Händel, después de haber interpretado el de Saint-Saëns», dice convencido de que el público, «como se demuestra en Barcelona», no solo quiere ópera tradicional.

El coliseo barcelonés le ofreció un hueco para actuar en cualquiera de sus facetas la próxima temporada, pero no fue posible hallarlo por los compromisos del artista. Entre ellos está el de una más decidida implicación con el Palau de les Arts de Valencia después de haber abandonado, tras 15 años, la dirección de la Ópera de Washington y quedarse solo con la de Los Ángeles. El proyecto levantino le atrae mucho por haber estado vinculado a él desde los inicios con Maazel y Mehta.

«Haré todo lo que pueda para reforzar esta apuesta», dice. Y, para demostrarlo, ha aceptado participar en cuatro producciones en la temporada 2011-2012. CantaráThaisy dirigirá la versión concierto de la óperaEl Cid, ambas de Massenet. También estará en el foso en dos funciones deToscay un concierto sinfónico. No descarta en un futuro aceptar algún cargo, pero de momento lo que le motiva es consolidar, junto a la intendente Helga Schmidt, la sostenibilidad del teatro.

Noticias relacionadas

GRAN RECLAMO / Su participación será un reclamo para captar patrocinadores, tan necesarios hoy: «La crisis golpea a todos los teatros. Hay que convivir con esta situación, pero confiando en que siga el apoyo de la administración y que se impulse la entrada de patrocinio privado con incentivos fiscales».

Todo liga con su idea de ir ampliando sus actuaciones en España y alternar cada vez más el canto con la dirección y con su entrega a los proyectos con los más jóvenes, entre los que figura crear una compañía de zarzuela con ellos. Ni él mismo sabe de dónde saca tantas energías como para mantenerse en primera línea: «Intento administrar mis fuerzas, dejando espacio para el descanso, pero mi mejor motor es la pasión y el entusiasmo por lo que hago».