Ir a contenido

ESCÁNDALO EN LA ENTIDAD DE GESTIÓN DE DERECHOS DE AUTOR

El juez acusa a Rodríguez Neri de amañar las elecciones de la SGAE

El director digital de la sociedad de autores eludirá la cárcel con un depósito de 300.000 €

Fianza de 150.000 euros para Rafael Ramos y libertad con cargos para la esposa y la cuñada del presunto cerebro de la trama

MARGARITA BATALLAS / Madrid

El juez Pablo Ruz impuso ayer una fianza de 300.000 euros al director general de la sociedad digital de la SGAE, José Luis Rodríguez Neri, y de 150.000 al socio director de Microgénesis, Rafael Ramos, por los delitos de apropiación indebida y administración desleal. Además, dejó en libertad con cargos, pero sin fianza, a las dos últimas detenidas, la mujer y la cuñada de Rodríguez Neri, María Antonia y Eva García Pombo, aunque con la prohibición de abandonar el territorio español.

La decisión del juez se conoció al filo de la medianoche. En un auto de 23 folios explica el supuesto funcionamiento de esta trama y revela que Rodríguez Neri, con el conocimiento del presidente de la SGAE, Teddy Bautista, amañó las elecciones en esta entidad que se celebraron el pasado jueves. Precisamente, la Guardia Civil irrumpió en la sede de la SGAE cuando se terminaban de contabilizar los votos de estos comicios.

Por ello, el juez imputa a Rodríguez Neri un delito societario. La misma acusación que pesa sobre Bautista. Ruz también revela que algunas empresas que han operado en el desvío de fondos han dejado de operar y que Ramos ha podido cometer un delito de alzamiento de bienes.
La jornada empezó con retraso en la Audiencia Nacional. Ruz convocó a Rodríguez Neri a la una de la tarde y durante cuatro horas y medida intentó aclarar si, como sostienen los investigadores, el mando de la SGAE es el presunto responsable de la trama societaria que ha desviado miles de euros de los fondos de esta entidad.

Antecedentes

Rodríguez Neri dirige en la actualidad la rama digital de la Sociedad General de Autores y Editores, pero en el 2003 era presidente de Microgénesis, la empresa que supuestamente se usó para cometer la apropiación indebida. Ayer también declaró durante dos horas el socio director de esta empresa, Rafael Ramos. También comparecieron la mujer y la cuñada de Rodríguez Neri, durante algo más de un hora cada una.

Las declaraciones judiciales se prolongaron hasta las nueve y media de la noche. Los detenidos permanecieron en los calabozos de la Audiencia hasta que el juez Ruz terminó de redactar su auto. Hacia la medianoche, Rodríguez Neri y Ramos fueron conducidos en una furgoneta a prisión, donde permanecerán hasta hacer efectivas las fianzas. Las dos mujeres quedaron en libertad y abandonaron la Audiencia cubriéndose el rostro con sus chaquetas.

Estas diligencias se suman a las practicadas por Ruz el domingo. Este día interrogó al presidente de la SGAE, Teddy Bautista, al director general, Enrique Loras y al director económico, Ricardo Azcoaga. El juez les dejó en libertad sin fianza y les imputó los delitos de apropiación indebida y administración desleal, castigados con hasta 10 años de prisión porque la cantidad defraudada es de "especial gravedad".