Ir a contenido

UN AÑO DECISIVO PARA EL FESTIVAL

Entre el ocio y el negocio

El Primavera Pro se postula como feria clave para dinamizar el negocio de la música

N. C.
BARCELONA

El presumible éxito de esta 11ª edición del festival va más allá de los 40.000 asistentes de cada jornada. Paralelamente al público, más de un millar de profesionales se han acreditado para la recién nacida feria Primavera Pro. Aunque en el 2010 ya se organizaron actividades de una forma algo embrionaria, este será el primer año en que el Primavera Sound funcione, además de como festival, como centro de negocios.

Casi sin proponérselo, el festival se ha visto obligado a montar la que puede ser la feria del sector musical independiente de Europa. «Lo más difícil a la hora de organizar una feria es atraer a las personas importantes del sector y estas ya venían al festival», celebra Almudena Heredero, coordinadora internacional del evento. «A partir del año de la incorporación de la web Pitchfork a la programación, notábamos que nos pedían más acreditaciones programadores y otros festivales», confirma el codirector, Alberto Guijarro.

Vocación lúdica

Chile, Brasil, Canadá, Austria, Polonia y Australia presentarán estos días sus artistas en el escenario Adidas Originals del Fòrum. México, Corea, Suecia, Suiza, Suráfrica ya han mostrado su interés para futuras ediciones. Su intención no es solo actuar ante el público español, sino llamar la atención de los profesionales del sector. El 60% de los acreditados al Primavera Pro son extranjeros: dueños de agencias de contratación, directores de festivales, programadores de salas de conciertos... Ah, y también hay sellos discográficos.

Guijarro niega que el festival dé la espalda al disco: «No lo damos por muerto, pero en un festival con 250 actuaciones es normal centrarse en la música en vivo». De todos modos, Heredero reconoce que el «formato de feria con estands está en decadencia», como se ha comprobado año tras año en el MIDEM. En este sentido, el Primavera Pro potencia los encuentros con actividades lúdico-profesionales (catas, cócteles, brunchs...). Como en las recepciones en casa del embajador, pero con estética indie. «En este sector los negocios se cierran con la copa en la mano», ilustra Guijarro. El Hotel ME del Poble Nou será el centro neurálgico de estos business.

Potencial de exportación

Planea sobre el Primavera Pro la sensación de que puede de convertirse en el puente de enlace entre Europa y Latinoamérica. No es casual que en este año haya artistas de Chile (Javiera Mena, Gepe, Perrosky), Costa Rica (Las Robertas, Algodón Egipcio), Puerto Rico (Davila 666), Brasil (Garotas Suecas), Argentina (El Mató a un Policía Motorizado)... Mientras los capos del negocio anotan con sus Blackberry los ejemplares más interesantes expuestos en esta feria de ganado indie, el público barcelonés podrá descubrir el pujante mercado independiente latino.

Que el Primavera Pro se quede en un soleado meeting point para empresarios extranjeros o sirva, además, para que la industria española confirme su potencial de exportación dependerá de la habilidad de cada cual. La feria es la herramienta y quien lo desee, podrá contactar con el dueño de una sala finlandesa, con un sello escocés, con un periodista argentino... Heredero resalta la profesionalización que va adquiriendo el sector en España. Hasta el ICEX (Instituto Español de Comercio Exterior) tiene un plan de apoyo al sector. «Por fin se ha entendido que la música, además de un arte, es un negocio», dice. «Y hay conciencia de sector», aplaude. Pero queda un largo trecho por andar. Lo sintomático es que la iniciativa haya tenido que surgir del sector privado. Y que la SGAE no sepa ni conteste.