Ir a contenido

MUSEU PICASSO

Una picante nadadora

«El Museu Picasso es un lugar irrepetible donde se puede ver toda la etapa de formación y construcción de Picasso como artista». Esta es la primera razón que esgrime Pepe Serra, director del centro, para invitar al público a trasladarse hasta la calle Montcada. Hay otra, igual de importante, pero más sentimental: «Es una colección regalada por el propio Picasso a la ciudad de Barcelona». Una colección que tiene la única serie entera de todas las que pintó Picasso, la de las Meninas, pero que también tiene muchas otras cosas igual de interesantes y que pasan más desapercibidas. A ella y a los colajes que pintó en 1957 y que tienen a su amigo Sabartés y a la actriz Esther Williams como protagonistas alude Serra. «Son piezas muy picantes y divertidas que la gente no conoce pero que son muy sorprendentes», afirma.