Ir a contenido

en tres minutos

Catherine Allard: «'Petruixka' ha sido un reto para mis bailarines y para mí»

M. C.
BARCELONA

-¿Qué supone para IT Dansa bailar una obra de Michel Forkine, con música de Stravinski, que estrenó Nijinski en el rol principal?

-Es un reto y no solo por tratarse de la producción más grande a la que nos enfrentamos con decorados, vestuario... Los bailarines han de interpretar unos personajes concretos. Había muchas cosas nuevas. Ha sido un reto para ellos y para mí.

-¿Cómo ha orientado su trabajo?

-Mi principal lucha se ha centrado en que sientan la música de Stravinski. Como son jóvenes y escuchan otro tipo de música ha sido un viaje tan apasionante y complejo como la misma partitura de Stravinski.

-¿Habrá música en directo?

-No, es una lástima. Bailamos con una grabación que ha hecho la Orquestra del Gran Teatre del Liceu dirigida por Geràssim Voronkov. Él sabía que la versión que más me gusta es la de Pierre Boulez.

-Aparte de contar con menos bailarines, ¿en qué se diferencia este montaje del original de 1911?

-La esencia de la historia es la misma pero se ha trasladado de Rusia al Mediterráneo y hay pequeñas variaciones. Por ejemplo, nos hemos inventado dos personajes, un corazón y un mono que ayudan al mago. El objetivo es que los niños entiendan la música a través de la danza.

-Explique un poco la coreografía.

-La música es compleja, porque cambia a cada compás. Aunque parece un caos, está todo organizado. Así que mi trabajo ha sido intentar aportar claridad, a partir de la sencillez y de movimientos geométricos. Me he dejado guiar por la intuición pero me ha ayudado haber bailado obras de Stravinski con Jiri Kylian.

-Su versión es para niños a partir de 4 años. ¿Funcionará?

-En el único pase que hemos hecho se han quedado clavados, pero a los mayores también les puede gustar.

-Es el segundo espectáculo infantil que estrenan en el Liceu...

-Y nos ha ido de maravilla porque con la crisis los ayuntamientos no contratan y este año casi no hemos trabajado. En estos momentos hay que unir esfuerzos, ir a lo esencial y no desanimarse. Se pueden rebajar muchas cosas pero no la calidad.

0 Comentarios
cargando