02 dic 2020

Ir a contenido

LIBROS

El libro en catalán afronta con buena salud el difícil Sant Jordi

Las ventas en lo que va de año han caído menos que las de libros en castellano

El año pasado los títulos en lengua catalana crecieron un 15% en el día del libro

ERNEST ALÓS
BARCELONA

Este Sant Jordi pasará lo que tenga que pasar, que vaya usted a saber qué será. El tiempo mejor o peor, que los turistas llegados del resto de España compren o no, que los locales se vayan al extranjero o se queden en su segunda residencia, o bien que paseen por los puestos de libros de las localidades turísticas... En gran parte, azar. Pero también hay tendencias de fondo que marcarán el resultado de la Diada. Y una de ellas es el relativo buen momento del libro en catalán, dentro de la crisis del sector. Una de las grandes noticias del 23 de abril del 2010 fue el aumento de un 15% de las ventas de libros en catalán. Y en lo que va de 2010, también según la consultora GfK, mientras que las ventas han descendido un 5% en castellano, solo lo han hecho un 1% en catalán.

«El catalán está demostrando capacidad de atracción, y las cifras lo demuestran», opina la directora editorial del Grup 62, Ester Pujol. Su gran baza es la diversificación de su oferta. «Hay autores consolidados, nuevas voces y presencia en los géneros más pujantes, como la novela negra y la histórica», explica. Y su día grande es Sant Jordi, cuando suma más del 25% de la facturación. «El libro en catalán tiene más posibilidades de sobresalir en Sant Jordi. Pero la gente compra más por el interés por el autor que por la lengua, y lo que sucede es que hay autores que están tirando muy bien en catalán», valora también el presidente del Gremi de Llibreters de Catalunya, Antoni Daura.

«Puede ser que tengamos unos clientes más fieles, el libro en catalán ha hecho los deberes y ha presentado novedades de calidad. Pero que quede claro que no subimos y que el libro en catalán sigue teniendo problemas de posicionamiento en las grandes superficies», advierte el editor de Cossetània y presidente de l'Associació d'Editors en Llengua catalana, Jordi Ferré.

DOBLES VERSIONES / Uno de los factores de la relativa buena salud catalán en el mercado editorial va más allá del estado de la literatura catalana, con nombres que llegan fuertes a Sant Jordi como Solsona, Teixidor, El Hachmi, Riera, Gironell, Márquez, Pàmies y Puntí. Una de las claves es la generalización de las dobles versiones simultáneas, en catalán y castellano, de la práctica totalidad de los títulos de gran venta. Grandes grupos editoriales que explotaban a algunos autores en castellano y dejaban la version en catalábn a otras editoriales, optan ahora por asumir las dos versiones.

Una prueba de este fenómeno es el ránking de ventas de la semana pasada de ELPERIÓDICO. De las 10 novelas más vendidas en castellano, 7 tienen también versión en catalán. A vez, de los 10 grandes éxitos en catalán, 8 están publicados también en castellano.