27 oct 2020

Ir a contenido

entrevista con la Directora

Lisa Cholodenko: «Detesto a esos gais de manual»

Aspira a cuatro estatuillas con su tercera película, la comedia 'Los chicos están bien', sobre una familia homosexual.

NANDO SALVÀ
MADRID

-Su película ofrece una versión de la familia nunca antes vista en el cine. ¿Se siente pionera?

-¡Sí! Ya era hora de retratar a las lesbianas como gente normal.

-¿Cuánto hay de autobiográfico en su película?

-Hace unos años mi novia y yo decidimos tener un bebé con un donante de esperma anónimo, y nos costó mucho encontrar al adecuado. Para mí fue un proceso muy absorbente, y cuando me senté a escribir me di cuenta de que no podía pensar en otra cosa. Espero que mi hijo pueda conocer a su padre biológico cuando tenga edad. Por fortuna, él nos aseguró que es un tipo muy tranquilo y estable, lo cual es un alivio, porque mi pareja y yo ya somos suficientemente neuróticas.

-El cine nos tiene acostumbrados a personajes perfectamente homosexuales, de la cabeza a los pies. Sin embargo, las lesbianas de su película podrían pasar por heterosexuales.

-Lo sé, es que detesto a esos gais de manual. Quise retratar personajes con los que me pueda identificar yo y que, a la vez, también tengan sentido para la gente que conozco. Con esta película me interesa mucho más llegar al público masculino heterosexual que a las lesbianas.

-Posiblemente haya lesbianas que se sientan algo molestas por la evolución que sigue Jules (Julianne Moore).

-Mi sentido común y mi experiencia me dicen que la sexualidad es algo fluido. Está claro que si estás enamorado de una persona de tu mismo sexo eres gay, pero me parece razonable que sientas atracción o fascinación por alguien del sexo contrario, especialmente si has tenido un hijo de esa persona pero no sexo con ella. Que se enfaden las lesbianas más puristas, me da igual.

-La película es deliberadamente apolítica sobre temas como el matrimonio gay, ¿por qué?

-Porque, ante todo, he querido contar una historia sobre padres que comparten una serie de valores y esperanzas y sueños para sus hijos. Mientras la escribía, cada vez que notaba en mis diálogos un ápice de reivindicación o proselitismo en pos de la causa gay. hacía borrón y cuenta nueva. Es ante todo una película sobre la familia, lo que pasa es que la familia ha entrado en una nueva era, en la que los niños son concebidos por inseminación artificial y crecen en familias homosexuales.