Ir a contenido

NOVELA GRÁFICA

Kim y Altarriba ganan el Nacional de Cómic con 'El arte de volar'

La obra recorre el siglo XX a través de la vida del padre del guionista

Anna Abella

El exilio republicano en Francia trazado por Kim en El arte de volar.

El exilio republicano en Francia trazado por Kim en El arte de volar. / KIM Y ALTARRIBA

«Mi padre se suicidó el 4 de mayo del 2001» es la primera frase de El arte de volar (Edicions de Ponent). Quien escribe es su hijo, el guionista Antonio Altarriba (Zaragoza, 1952), quien ayer, en conversación telefónica desde Vitoria, recordaba «la terapia para superar ese difícil momento de su muerte» que significó narrar en esta novela gráfica los 90 años de vida de su padre, «que él asumió como una sucesión de fracasos», en un recorrido personal que a la vez implica un retrato de la España del siglo XX -la guerra civil, el exilio republicano y los campos de concentración franceses, la posguerra y la democracia-.

Poco antes Altarriba había recibido, al igual que  el dibujante Kim (Barcelona, 1942) -el otro puntal del perfecto tándem que con El arte de volar ya se agenció el Premi Nacional de Cómic de la Generalitat 2010 y el del Salón del Cómic de Barcelona-, la llamada de la ministra Ángeles González-Sinde anunciándole que habían ganado el Nacional de Cómic, que concede el Ministerio de Cultura y dotado con 20.000 euros.

Kim, creador del legendario Martínez el Facha de la revista El Jueves, destacaba ayer en Barcelona «la dureza de una historia muy potente», a la que dedicó cuatro años de trabajo, y que refleja «nuestros recuerdos».

Para Altarriba, el libro es una «reivindicación» de la vida de su padre y la de otros muchos, que con sus «batallas y derrotas» formaron parte «de una generación olvidada de perdedores, cuyo patrimonio ideológico, las ideas anarquistas, fue muy importante como motor de reivindicación social durante la guerra».

El guionista recalcó la importancia del Premio Nacional para el cómic -«un género necesitado de reconocimiento, promoción y visibilidad»-,

porque «abre la obra a un público más general, el de la cultura».

0 Comentarios
cargando