Ir a contenido

apuntes

El aviso para navegantes está en la letra pequeña

Josep Maria Pou

Por fin empezamos a saber. Largo tiempo con la boca cerrada, sin soltar prenda, el señor Rajoy había evitado hasta ahora presentar ningún plan alternativo de gobierno. Ni una sola propuesta que permitiera -más allá de lo que muchos sospechamos y damos por sabido- adivinar su hoja de ruta. Pero, por fin, el pasado domingo nos desayunábamos con una larga entrevista a cinco páginas. Y la luz se hizo: al señor Rajoy le gusta («en líneas generales; no ha estudiado la letra pequeña») el plan de austeridad aplicado por David Cameron en el Reino Unido y propone hacer algo similar en España llegado el momento, si llega, que parece que llegará.

El plan de recorte del Estado de bienestar propuesto por Mr. Cameron es el más duro realizado desde la segunda guerra mundial y supone, entre otras cosas, dejar en la calle a medio millón de funcionarios.

Dice el señor Rajoy, de todos modos, que no conoce «la letra pequeña» de dicho plan, y a ella que voy con mis gafas de lectura por aquello de no dejarme la vista (o la vida) en el empeño: en materia de CULTURA el plan inglés («El ReCorte Inglés» han empezado a llamarle algunos con ingenio) prevé una reducción de ¡hasta el 30%! del presupuesto del que se disponía hasta ahora.

Los responsables de los grandes centros británicos de producción teatral han calificado la medida de «catastrófica» y alegan la imposibilidad de cumplir con la mayoría de programaciones previstas y temporadas cerradas y ya publicitadas, al tiempo que varios centros de producción regional, desolados, anuncian su desaparición.

En materia de cine, el plan Cameron contempla la abolición del UK Film Council, el organismo que en los 10 últimos años ha hecho posible un florecimiento inusual del cine británico con películas firmadas por directores de la talla de Stephen Frears, Peter Mullan, Mike Leigh..., y que ha facilitado, ayudas mediante, el rodaje de hasta 900 filmes que han visto más de 200 millones de espectadores y han supuesto unos ingresos en taquilla de hasta 700 millones de libras. Todo esto y mucho más se encuentra en «la letra pequeña».

TEMBLANDO DE TERROR / Me quito las gafas y renuncio a seguir leyendo. Me descubro temblando de terror, como ante la mejor película del Festival de Sitges. Imagino el país de Su Graciosa Majestad con las barbas afeitadas. Y me niego a poner la mía a remojar. Por eso, decido aumentar el tamaño de la letra pequeña y convertirla en aviso para navegantes. Por si había alguna duda.

0 Comentarios
cargando