Los estrenos de la semana

'Déjame entrar', la excelente versión de un joven clásico del terror sueco

'Herois', de Pau Freixas, es un nostálgico viaje a aquellos años 80 de 'Los Goonies' y 'E.T.'

Matt Reeves recupera la brutal y bella historia de amor vampírico adolescente de Tomas Alfredson

Se lee en minutos

NANDO SALVÀ

Hoy llega a nuestras pantallas Déjame entrar. ¿Cree usted acabar de experimentar un potentedéjà vu? Es lógico, pero no se trata de eso. Hace ahora justo un año y medio se estrenó en España una película llamadaDéjame entrar,que no es la misma pero, en realidad, es más o menos igual. Aquella era sueca, y se convirtió en un neoclásico del cine vampírico; esta es un remake, y existe solo porque a los espectadores norteamericanos no les gusta leer subtítulos.

En todo caso, no se tome esta evidencia como un motivo para no ir al cine. Puede que la sensación de familiaridad resulte disuasoria en el caso deParanormal activity 2,que también llega hoy a las salas -y que promete proporcionar la misma colección de sustos que, hace menos de un año,Paranormal activity, aunque la sensación de terror no será la misma-, pero no en el deDéjame entrar.Como su predecesora, dirigida por Tomas Alfredson, la excelente adaptación realizada por Matt Reeves (Monstruoso) es una película de vampiros tan brutal como bella, que oscila entre la ternura y horror absoluto y que entiende todos los miedos que sienten los más jóvenes. ¿Se acuerda usted deCrepúsculo? Pues lo contrario.

'HEROIS' /Déjame entrar retrata con precisión la niñez pero no necesariamente va dirigida a los niños y, aunque solo sea en ese sentido, se parece a la segunda película del barcelonés Pau Freixas.Herois, en realidad, se dirige más bien a quienes, como él mismo, fuimos niños durante buena parte de los 80, un tiempo en el que en la cartelera no había tantas películas de vampiros y sí fantasías juveniles como Los Goonies, E.T. o Cuenta conmigo.Es ese tipo de cine el que aquí homenajea Freixas mientras, por un lado, nos recuerda ese verano en el que de repente dejamos de ser niños y, por otro, sostiene que, en realidad, nunca dejamos de serlo.

'GA'HOOLE' / En la misma confusión generacional se mueve el nuevo trabajo del director Zack Snyder, aunque en su caso no parece que esta sea intencionada. Y es que sobre el papelGa'Hoole, la leyenda de los guardianes -no hace falta que recuerde el título, en adelante todos se referirán a ella como «la película de los búhos»- va dirigida a los niños, pero poco hay en ella de cine infantil. Es una odisea heroica lleno de violencia y brutalidad que incluye shakespearianas rivalidades fraternas, instintos genocidas, secuestros, evasiones, crisis de fe y mucha traición, todo ello envuelto de una seriedad solo truncada por el ya citado detalle: la protagonizan unos búhos. Cine raro.

Noticias relacionadas

'STONE' / ¿Es que finalmente se cumple esa profecía según la que, con los avances del cine digital, la figura del actor deja de tener sentido? En realidad no, y, para demostrarlo, también llega a nuestras pantallasStone,que se sustenta en el trabajo de sus intérpretes principales, Robert De Niro, Edward Norton, Milla Jovovich y Frances Conroy. Los cuatro dan vida a personajes ahogados en la miseria y, mientras protagonizan una intriga de tintesnoir, meditan sobre la naturaleza del perdón y de la rehabilitación espiritual. Como mínimo, es una ocasión para asistir a un duelo actoral entre Norton, de nuevo como presidiario, y su ídolo De Niro, en la piel de un agente de libertad condicional, que nunca ha expiado sus pecados pero, ironías de la vida, se gana la vida ayudando a que otros expíen los suyos.

'LOS SEDUCTORES' / Y, ya que hablamos de ironías, fijémonos en las dos en las que se apoya la comedia francesaLos seductores,también desde hoy en cartel. En primer lugar, la protagoniza un gigoló (Romain Duris) que se dedica profesionalmente a destrozar parejas -su última misión es romper el noviazgo de Vanessa Paradis--, pero que aparece retratado como un santo, la madre Teresa de los gigolós. En segundo lugar, Los seductores es un refrito de tantas y tantas comedias románticas pero aun así alguien, dado su éxito de taquilla en Francia, ha decidido hacer unremake. Ya conoce usted lo que opinan los americanos de los subtítulos.