Ir a contenido

DOTADO CON 20.000 EUROS

Lluïsa Cunillé recibe el Premio Nacional de Literatura Dramática

La autora catalana obtiene la distinción del Ministerio de Cultura por la obra 'Aquel aire infinito'

JOSÉ CARLOS SORRIBES

La dramaturga Lluïsa Cunillé (Badalona, 1961) ha sido distinguida con el Premio Nacional de Literatura Dramática, dotado con 20.000 euros, que otorga el Ministerio de Cultura. La autora ha merecido el galardón, según un jurado presidido por el director general del Libro, Archivos y Bibliotecas Rogelio Blanco, por la obra Aquel aire infinito. Es una tragedia en la que recupera mitos clásicos como los de Ulises, Fedra, Antígona, Electra y Medea para hablar de nuestros tiempos, a partir del encuentro entre un inmigrante y cuatro mujeres.

Escrito en el 2002, y estrenado el año siguiente en Sagunt, el texto fue publicado por Ñaque Editora el pasado año, lo que le ha permitido optar a un premio destinado a una obra de un autor español en cualquier lengua oficial del Estado y publicada en el 2009.

Cunillé es una autora muy vinculada a la Sala Beckett de Barcelona, donde se formó en los seminarios de escritura de Sanchis Sinisterra, y donde estrenó sus primeros textos teatrales a partir de Rodeo (1991), una obra con la que ya ganó el Premio Calderón de la Barca. También ha recibido, entre otras distinciones, el Premi Nacional de Teatre de la Generalitat en el 2007, año del estreno de su obra Après moi, le déluge, uno de sus grandes éxitos de público y crítica. Antes logró similar reconomiento con Barcelona, mapa d'ombres (2004), que tuvo posteriormente una adaptación cinematográfica de Ventura Pons.

Colaboración con Xavier Albertí 

La trayectoria de Cunillé está marcada por una estrecha colaboración con el director escénico Xavier Albertí, que ha montado un buen número de sus obras en una carrera de incesante producción. El teatro de Cunillé, sobre todo en sus primeros años, se define por atmósferas íntimas, esquematismo y un lenguaje críptico. En 1995 fundó con Paco Zarzoso, otro dramaturgo con el que mantiene un gran vínculo, y Pepa López la compañía valenciana Hongaresa de Teatre.

Artista residente del Teatre Lliure, Cunillé, una escritora de enorme timidez y alérgica a entrevistas y apariciones públicas, tiene previsto estrenar a principios de diciembre en la Beckett El alma se serena. Esta nueva colaboración con Zarzoso y Hongaresa de Teatre aborda el conflicto urbanístico del barrio valenciano de El Cabanyal. Y a finales de mayo del 2011 vivirá en el Lliure de Gràcia su estreno como directora escénica con Carta blanca a Lluïsa Cunillé, una singular propuesta de Àlex Rigola, director del Lliure.