Ir a contenido

FOTOGRAFÍA

La Fundació Vila Casas compra para Barcelona 145 fotos de Centelles

La institución cede indefinidamente el depósito del lote al ayuntamiento

Las copias vienen de la colección particular de los hijos del fotoperiodista

NATÀLIA FARRÉ / Barcelona

Finalmente, y gracias a la iniciativa privada, una parte del legado de Agustí Centelles descansa en Catalunya. La Fundació Vila Casas anunció ayer que ha comprado 145 copias a los herederos del fotoperiodista, sus hijos Octavi y Sergi, para cederlas en régimen de comodato indefinido al Ayuntamiento de Barcelona. El material se exhibirá en Can Framis en el 2012 en una muestra comisariada por Daniel Giralt-Miracle.

Con esta carambola a tres bandas todas las partes obtienen lo que querían. La Fundació aumenta su colección de fotografía y logra acceso a los fondos del Arxiu Fotogràfic de Barcelona -sitio donde el consistorio depositará el material- para sus exposiciones en el Palau Solterra de Torroella de Montgrí (Alt Empordà). «El objetivo es convertir Torroella en la ciudad de la fotografía», explicó ayer Antoni Vila Casas para justificar la compra. Por su parte, el ayuntamiento mantiene un trozo del patrimonio del fotoperiodista en Barcelona sin vaciar sus arcas. Y los hijos del fotoperiodista mejoran su imagen, maltrecha con la venta de los negativos al Archivo de Salamanca, además de lo que más anhelan: el reconocimiento de las instituciones catalanas hacia Centelles.

DERECHOS Y OBLIGACIONES / El convenio establece derechos y obligaciones a todas las partes. Así, la Fundació podrá montar exposiciones con el lote Centelles los años pares y los años impares utilizará el resto del material del Arxiu Fotogràfic. A su vez, el ayuntamiento, también en los años impares, podrá exhibir las imágenes de Centelles fuera de Catalunya. El consistorio, además, creará un centro para el estudio de la obra del fotoperiodista, le organizará un homenaje y le dedicará una calle.

El lote adquirido forma parte de las copias realizadas en 1976 por Agustí Centelles a partir de los negativos que escondió en Francia durante la guerra civil. El fotoperiodista positivó 4 series de 300 imágenes: dos las tienen los hijos y las otras dos se han ido vendiendo hasta quedar reducidas a las 110 instantáneas que ha adquirido la Fundació. Las otras 35 imágenes compradas son de Centelles pero no son copias de autor.

¿Y el precio? «Es un secreto. Su confidencialidad está incluida en el contrato», apunta Vila Casas.

0 Comentarios
cargando