DRAMA

'Di Di Hollywood', historia poco novedosa

'Di Di Hollywood', historia poco novedosa
1
Se lee en minutos
QUIM CASAS

Diana Díaz no es un nombre adecuado para triunfar en Hollywood, aunque allí gusten tanto las actrices y actores latinos, por lo que el avezado y estratega mánager que encarna Peter Coyote decide que a partir de este momento se llamará, simplemente, Di Di. Y Di Di acaba triunfando en Estados Unidos, primero como modelo publicitaria y después como estrella de la pantalla. Pero, claro, las estrellas sufren, y lo que le espera a Di Di no es un camino de rosas: arduas sesiones de fotografía, rodajes complicados, historias sentimentales truncadas, una relación impostada con su compañero de reparto homosexual, la ruptura con la mejor amiga de antaño y la depresión.

Noticias relacionadas

Nada que cuente Di Di Hollywood es novedoso. De hecho, la película es el reciclaje de la historia más vieja del mundo por lo que al estrellato se refiere. Su fuente de inspiración podría ser Ha nacido una estrella, por ejemplo, o cualquier otro relato sobre la ascensión y caída de una actriz, una cantante o una bailarina. Bigas Luna impone en todo caso esa especie de realismo sucio que le ha caracterizado desde los tiempos de Jamón, jamón y Huevos de oro: sabe filmar lo superficial y lo hortera como nadie.

Pero eso no es suficiente. Quizá lo era en Yo soy la Juani -primera parte de una trilogía sobre chicas de extraradio que rompen con todo para triunfar como artistas del espectáculo-, de la que Di Di Hollywood es el segundo jalón. Trilogía con motivos similares pero personajes y actrices diferentes. Di Di es Elsa Pataky, que está más estandarizada que la debutante protagonista de Yo soy la Juani, Verónica Echegui; por aquí pierde fuerza y frescura el relato. Todo el filme gira en torno a ella, lo que es más un lastre que una virtud.