12 ago 2020

Ir a contenido

DRAMA

'Amador', arriesgado, pero no mejor

Q.C.

Cuantas menos pretensiones autorales puso sobre el tapete (su debut, Familia), mejor le salieron las cosas a Fernando León de Aranoa. Aún reconociendo cierto talento para introducirse en la existencia de personajes en situación límite --el paro en Los lunes al sol, la prostitución de Princesas--, sus películas resultan impostadas, en la periferia de los verdaderos sentimientos. Lo mismo ocurre con Amador, filme que intenta combinar su discurso sobre los seres más marginados, en este caso una inmigrante que cuida de un anciano enfermo, con una puesta en escena sobre el vacío y el monocorde paso del tiempo en conexión con un determinado cine latinoamericano reciente. El resultado puede ser más arriesgado, pero no mejor.