Ir a contenido

entrevista con el Cantautor rockero

Albertucho: «No soy ni hippy ni bohemio»

NÚRIA MARTORELL
BARCELONA

-Este cuarto disco ha querido titularlo Palabras del Capitán cobarde. El nombre de una canción que reza: «Me creía que eran gaviotas y son buitres». ¿Hay alguna lectura metafórica en esta estrofa?

--Claro. Habla de la pérdida de la inocencia que sufres con el paso de los años, lo que es una auténtica putada. ¡Cuántas cosas que idealizas acaban cayéndose...!

-Y cuántos artistas, ¿verdad? Porque tengo entendido que su intención es también reírse de los egos del artisteo.

-¡Es que hay tantos artistas que se creen lo máximo! He conocido a varios que admiraba y luego he descubierto que eran unos terribles gilipollas. La gente se cree que el mundo del artisteo es la hostia, cuando en realidad es solo un medio para hacer artesanía.

-Mecida por un ukelele, le dedica la canción Pura dinamita a su madre. Una letra que remata agradeciéndole: «Que me enseñaste la palabra libertad». ¡Casi nada!

--Sí, casi . Es que el que hace canción y no le dedica una a su madre es un desagradecido, por no decir algo más malsonante. En esta pieza hablo de cómo te arraigas a lo tuyo y lo vives con emoción.

-En Catalunya el grupo Manel también se ha apuntado a la moda del ukelele. ¿A qué cree que se debe esta pasión por el instrumento?

-Soy ajeno a las modernidades y a las vanguardias. Y me da coraje que alguien piense que yo lo uso porque esté de moda. Me lo compré en Colonia, en Alemania, hace ya dos años y medio. Y me encanta su sonido, tan fresco. Y lo mejor de todo : ¡Es tan cómodo de llevar en la furgoneta! Al primero que escuché con un ukelele fue a Albert Hammond Jr., en el disco Cartoon. Me llamó muchísimo la atención.

-Pertenece a una generación de rock

de autor que le canta tanto a la calle como al amor, con dosis de bohemia y hippismo. Pero, ¿cómo define usted su propuesta?

--Solo soy un escritor de canciones. No soy ni hippy ni bohemio. Llevo una vida lo más normal posible.

-¿Y le sigue funcionando El cuento del que no limpia el fregadero? Además de ser el largo título de una canción es toda una declaración de principios?

-¡Qué va! Es lo que pasa, lo dices públicamente y luego tienes que tragarte tus palabras. Ahora friego los platos y hago mil cosas más. En realidad, hablo de lo poco que nos gusta hacer las cosas por narices.

0 Comentarios
cargando