Herman Koch, Escritor >> PUBLICA EN ESPAÑA 'LA CENA'

Herman Koch: «¿Delatarías a tu hijo si ha matado a alguien?»

Se inspiró en el caso de la indigente quemada en un cajero de Barcelona para urdir 'La cena', una novela de gran éxito en su país.

Herman Koch: «¿Delatarías a tu hijo si ha matado a alguien?»

JULIO CARBÓ

Se lee en minutos

EDWIN WINKELS
BARCELONA

Herman Koch se alegra de que la familia barcelonesa de su mujer Amalia por fin pueda leer un libro suyo. «Y pueden elegir, catalán o castellano», dice. EnLa cena (Salamandra y Ara Llibres), dos hermanos, uno de ellos el posible futuro primer ministro, cenan con sus mujeres en un restaurante de lujo cuando sale a relucir el tremendo crimen que cometieron sus hijos: quemaron a una indigente en un cajero. Koch no indaga en el crimen, sino en las consecuencias.

-Más de 400.000 ejemplares vendidos en un país pequeño como Holanda, traducciones en medio mundo y el Premio del Público de su país. ¿Se esperaba tal éxito?

-Nunca, aunque cuando lo estaba escribiendo pensaba: es un buen libro, el mejor que he escrito hasta ahora. Incluso me tomé más tiempo, para mejorarlo aún más, perfeccionarlo, sobre todo en la parte final. Hasta que me salió una trama bastante complicada que ni yo me esperaba. Cuando empiezas a escribir no tienes ni idea de cómo evolucionará la historia y cómo acabará.

-Pues acaba como un thriller.

-Sí, cuando al principio no tiene pinta de serlo. Lo que a mí más me gusta es haber podido introducir en esa trama tantos temas de la sociedad actual, desde cuestiones genéticas hasta la corrección política; desde la la discriminación hasta la hipocresía.

-Cuando vio las imágenes de la muerte de la indigente del cajero de Sarrià, ¿ya pensó que sería un buen tema para un libro?

-¡Es la historia que me faltaba! Llevaba ya tiempo con la idea de hacer una novela sobre una cena, desde el aperitivo hasta la propina, pero sin saber de qué hablarían los comensales. Estaba de vacaciones en Barcelona cuando ocurrió el crimen y, a diferencia de la mayoría de la gente, no pensé tanto en la víctima como en los chicos que la quemaron. En el vídeo que daban por televisión parecían niños bien,de buenas familias, que en unos segundos destrozaron el resto de sus vidas. Y pensaba que algo así podría ocurrir a mi propio hijo, a nosotros. Si hubieran tenido un aspecto deskinheadsde ideología nazi, seguramente no hubiera reparado en esa parte de la historia.

-Un tipo de familias a las que no deja demasiado bien en la novela.

-Es un poco gente de los círculos de Amsterdam entre los que me muevo, conozco bien ese mundo. No todos me lo han agradecido, dicen que he exagerado mucho, que no todo el mundo ni todos los restaurantes son tan falsos y esnobs como en el libro.

-No se trata de una historia típica holandesa.

-No, trato un tema universal: ¿qué harías si supieras que tu hijo ha matado a alguien y la policía le busca? ¿Lo delatarías? Qué haría yo es la pregunta que más me han hecho en los últimos dos años, y aún no lo sé. Cuando oí que el fiscal pedía 28 años para cada uno, pensaba: no, yo no entregaría a mi hijo para que pasara media vida en la cárcel. En Holanda no les habrían caído más de cinco años, y creo que sería bueno que estuvieran ese tiempo en prisión. Si no, igualmente llevarían el remordimiento toda la vida consigo. Ahora, cuando cumples una condena, ya lo puedes intentar dejar atrás.

-Usted tenía un programa muy popular en televisión. ¿Le ha servido para que funcionara el libro?

-No creo. Llevaba ya cinco años sin salir en televisión. Solo cuando se publicó el libro, me invitaron a bastantes programas para explicarlo. Creo que ha funcionado gracias al boca-oreja. Y sigue funcionando. No me puedo creer que aun haya gente en Holanda que compre mi libro, tengo la sensación de que todo el mundo lo ha leído ya.

Noticias relacionadas

-Se elogian mutuamente usted y Niccoló Ammaniti, autor de Como dios manda. Se parece el estilo de la escritura, de contar una historia. ¿Tienen algo en común?

-Creo que los dos describimos la parte oscura que todos tenemos dentro. Me ha dicho Niccoló que acaba de escribir un guión para el cine con una historia muy parecida a la mía.