26 oct 2020

Ir a contenido

crítica

'Abel', del brillo a la oscuridad

QUIM CASAS

El debut en la dirección del actor mexicano Diego Luna, premiado con distintos galardones en el reciente festival de San Sebastián, se salda entre la ternura y la amargura. Abel es la historia de un niño aquejado de una extraña enfermedad que asume las funciones de su padre, en paradero desconocido, actuando de forma dictatorial con su madre y hermanos. El padre reaparece inesperadamente, lo que original un enfrentamiento dialéctico con el protagonista sobre el que se aposenta toda la segunda parte del filme. El relato va del realismo perverso a un componente más o menos mágico, del brillo a la oscuridad, oscilando entre tendencias a partir de una realización correcta, sin más, y un buen juego de actores.