Ir a contenido

entrevista con el Músico

El Guincho: «Los discos de Bisbal suenan como un pepino»

El joven músico sorprende y apasiona en todo el mundo con 'Pop negro', su nuevo disco, que el jueves presentarán en el BAM.

JUAN MANUEL FREIRE
BARCELONA

-Pop negro se parece poco a Alegranza, su primer álbum¿ Casi parece un nuevo comienzo.

-El anterior se basaba en las estructuras de música de baile. En este quise jugar irónicamente con la estructura de la canción, usar giros y ganchos reconocibles, pero también colocar sonidos en planos poco convencionales y emplear una librería de sonidos única, que no pudieses encontrar en otros discos.

-Estimulante. Y raro en España: aquí apenas hay artistas pop que presten esa atención al sonido.

-Cuando descubrí que cada decisión técnica tiene una raíz estética, mi vida cambió. Cuando tratas el sonido en estéreo, consigues giros increíbles. Por eso este disco tiene este acabado de producción, que algunos dirán sobreproducción. Porque era la idea que me apasionaba.

-Supongo que grabar para XL, sello de Radiohead o The White Stripes, facilitó esa búsqueda.

-Era la primera vez que tenía un presupuesto para ir a un estudio bueno. Pero me lo gasté todo y tuve que poner todo mi dinero; me gasté todo lo que tenía. Si quieres hacer un disco de alta fidelidad, tienes que ser coherente e ir hasta el final.

-¿Cómo veían en la discográfica que el disco fuese tan español?

-Fueron valientes; sabían que se la podía pegar. Pop negro es muy español, muy de pop en español. Pero creo que tendrá su aceptación. Como también creo que me hará perder fans¿ Pero eso es positivo, porque indica que estoy llevando mi carrera por un camino; no sé si correcto o no, pero al menos basado en decisiones honestas.

-Volvamos al tema del sonido. ¿Cómo se educó en la alta fidelidad?

-Leí unos libros de entrevistas con productores que se titulan Behind the glass, que recomiendo, y también uno llamado The mixing engineer's handbook. Y así descubrí por qué las producciones de Nile Rodgers, Babyface y Jon Gass volvían loca a la gente. Había coincidencias bestiales a nivel de sonido: cómo trabajaban el grave y el agudo; un estéreo superancho... Si escuchas un disco de David Bisbal o Bustamante, el sonido es como mono, un mono raro; una especie de pepino que viene recto hacia ti. Pero te pones Babyface y suena gigante.

-¿Cómo logró que mezclara su disco Jon Gass, colaborador de Madonna y Michael Jackson, entre otros?

-Me puse en contacto con él para preguntarle por unos trucos que había usado con Babyface y TLC. Y me contestó muy amablemente. Al final se interesó por mi música, le gustó y se ofreció a rebajarse el sueldo 10 veces para trabajar conmigo, algo que me sorprendió.