06 ago 2020

Ir a contenido

música

Primavera Sound, el festival 2.0

El público elige el programa de un escenario en la cita del 2011

ÁLVARO GARCÍA MONTOLIU / Barcelona

Un poco de manera improvisada, de la noche a la mañana, Gabi Ruiz, codirector del Primavera Sound, atendió las súplicas de sus clientes: reservarles un escenario en el cual pudiesen programar con total libertad los grupos que quisiesen en la edición del próximo año, que se celebrará el último fin de semana de mayo. Así, el Vice, el espacio más cercano al mar, pasará a estar comisionado por los fans. Durante junio y julio, los fans propusieron en el foro de la web del festival una serie de bandas. Hay una lista con más de 300 nombres, y entre los mejor clasificados se hallan los experimentales Broadcast, los ruidistas Blank Dogs, una de las sensaciones de este año, Ariel Pink's Haunted Graffitti, y los preferidos, Comet Gain.

«Hay bastantes grupos de los 25 más votados que, si no se tuerce nada, estarán en mayo en el Fòrum», asegura Abel Suárez (DJ Coco), responsable del festival, tras la primera reunión con los foristas. El pinchadiscos se muestra satisfecho con los resultados y admite entre risas que algunos fans tienen «casi tan buen gusto» como ellos.

GRUPOS POCO VISTOS EN BCN / Uno de estos fans es Sergio Jarque, alias Sir Jarguz, que se ha encargado de recopilar la inmensa cantidad de votos que se han registrado y supervisará todo el proceso. «La primera reunión ha tenido un tono distendido, ya que muchos ya nos conocíamos». El trabajo importante ya lo han hecho, ahora «le toca a la organización informar del estado de las negociaciones con las bandas para ver si tienen que buscar sustitutos». Jarque cuenta las horas para que llegue el próximo Primavera Sound. «Estar a pie de escenario viendo una actuación de la cual eres responsable debe de ser bastante satisfactorio», admite. Al igual que Coco, defiende la lista: «Hay gente que dirá que faltan estilos musicales, y puede ser cierto, pero es evidente que buenos grupos hay muchísimos, y muchos de ellos poco vistos por aquí».

Otra de las novedades de la 11ª edición es que volverá al Poble Espanyol, marco en el que se celebró el festival hasta el 2004. Al margen de las fiestas paralelas que se organizan, el miércoles y el domingo habrá conciertos en ese emplazamiento. «El grueso del festival pasará a celebrarse en cinco días», explica Suárez. De momento usarán el espacio de la plaza, pero no descartan «expandirse más adelante».

Dada la alta capacidad del recinto, «la programación será más potente que la acostumbrada esos días, pero no habrá cabezas de cartel». Aunque no es 100% seguro, creen que la dinámica será parecida a la del parque Joan Miró, es decir, «algunas de las bandas que tocan en el Fòrum, también lo harán en el Poble Espanyol».

La idea surgió porque volver al Poble Espanyol les hacía «mucha ilusión». «Unir en el PS los dos recintos que hemos utilizado a lo largo de este tiempo era algo muy atractivo», añade. Pero también servirá para que los que se quedaban fuera en las fiestas prefestival, ahora tengan un espacio mucho más grande.

PAPAS FRITASSu fichaje recuperaría a una de las viejas glorias de los 90, apenas en activo, que tan bien hubiese encajado este año.