Ir a contenido

El patrimonio fotográfico de Catalunya

Un siglo de postales

La familia Zerkowitz resucita en la web un archivo que muestra el cambio del paisaje desde 1915

ERNEST ALÓS
BARCELONA

Los millones de imágenes que contienen los archivos fotográficos históricos (y los cajones, armarios y buhardillas) están viviendo toda suerte de destinos. Unos fondos desaparecen. Otros acaban salvaguardados por el disperso sistema de archivos públicos, previa donación o venta. Otros salen a subasta y acaban en manos de coleccionistas. Y otros, pocos, siguen vivos en manos de quienes los crearon o sus descendientes, intentando que sigan siendo un banco de de imágenes viable empresarialmente viable, algo cada vez más difícil. Esta última es la intención de la familia Zerkowitz, una dinastía que empezó a retratar el paisaje de Catalunya en torno a 1915, vivió el boom de las postales turísticas en los años 70 y hoy intenta resucitar a través de la red las imágenes que muestran la evolución del paisaje desde los tiempos preturísticos.

El archivo Zerkowitz muestra sobre todo escenas de Barcelona, el Pirineo y toda la costa mediterránea. Pero también esconde el trabajo de un fotógrafo desconocido, el Adolfo Zerkowitz (1884-1972) que en sus reportajes no profesionales, aún inéditos, intentaba escaparse de las convenciones y limitaciones del género de la postal, cambiando las cámaras con placas de vidrio por la Leica, ensayando encuadres y recogiendo escenas humanas antes que paisajes. «Siempre hemos intentado hacer algo más», explica su hijo Aldredo. «Nos gustaría que se le conociese por otras cosas, no solo como fotógrafo de postales sino como un autor, y que se aprecie el archivo como un banco de imágenes históricas», dice su nieto Héctor, también dedicado al mundo de la imagen.

DEL CORREO A LA WEB / En tiempos de Facebook y SMS, de fotografía digital y de las escapadas de fin de semana, el negocio de la tarjeta postal ya no es el que era. Aunque la casa Zerkowitz ya cayó con la crisis de los 80, que se llevó por delante tantas empresas editoriales y de artes gráficas entrampadas por los cambios de tecnologías de impresión. Tras otros intentos, ahora, en lugar de buscar el asilo de los archivos públicos, el segundo Zerkowitz de la saga, Alfredo, su mujer Carmen y su hijo Héctor, intentan buscar nuevas ventanas de internet: llevan escaneadas ya unas 4.000 de las cerca de 80.000 imágenes del archivo, que están colgando en la web www.zerkowitz.es, donde ofrecen la gestión de derechos de reproducción y la venta de copias para particulares.

Entre estas fotografías ya digitalizadas figura una pequeña muestra de las imágenes más espontáneas del fundador del estudio, con imágenes cotidianas de los años 30 o algunos hechos sociales (sin incluir la guerra civil y la posguerra, durante la cual Zerkowitz procuró pasar lo más desapercibido posible por su origen), pero sobre todo fotografías que muestran los escenarios que han atraído el turismo en Catalunya, y su sucesiva transformación desde los años 30, cuando Adolfo Zerkowitz recorrió el Pirineo y la costa, desde el Cap de Creus hasta los aún tranquilos Castelldefels, Sitges y Salou, colocando su producción en lugares como estancos u hoteles.

POSTALES EN EL 'VERANO' / Durante la publicación del suplemento Verano, que empieza su publicación el próximo martes, EL PERIÓDICO publicará algunas de las postales de época de los Zerkowitz que muestran imágenes del turismo en Catalunya en la primera mitad del siglo pasado.