Ir a contenido

Ideas

Respeto para The Clash

Ramón de España

Los viejos de hoy en día no respetan nada. A esa triste conclusión llegué hace unas noches ante el televisor cuando, en pleno proceso de zapeo, se materializaron unos viejales interpretando una versión inmunda del viejo éxito de los Clash Should I stay or should I go, como anticipo de la final de Casal Rock, el programa de TV-3 para jubilados marchosos que dirige y presenta Marc Parrot. Ya sé que lo que toca es indignarse por la sentencia del Estatut, pero en este mundo todos nos indignamos con lo que podemos, y en ese momento tuve la sensación de que aquella vehemente pandilla de ancianos se estaba riendo de mi generación, en general, y de mí, en particular. ¿Qué será lo próximo?, me pregunté, ¿una versión de Smells like teen spirit, de Nirvana?

Mientras imaginaba al pobre Joe Strummer revolviéndose en su tumba, recordé que los Clash me habían proporcionado muchas alegrías en mi ya lejana juventud con canciones como White riot, I'm so bored with the USA, I fought the law o la que estaban ejecutando, nunca mejor dicho, los jubilators de Casal Rock. Me vi de nuevo en algún tugurio de los años 80, bailando el pogo (creo recordar que consistía en dar saltos, borracho como una cuba, y caerse encima de la gente, confiando en que tus víctimas se encontraran en peor estado que tú y fueran incapaces de partirte la cara) y deseando que la noche no acabara nunca. Sí, ya sé que mi generación es un desastre, que no hemos llegado a ninguna parte y que no pintamos nada, pero… ¿es necesario además reírse de nosotros con atentados a nuestra maltrecha dignidad del calibre de los perpetrados por los alegres carcamales de Casal Rock?

Soy consciente de que el programita en cuestión es alabado unánimemente como una muestra de buen rollo catódico que contribuye al deshielo generacional. En ese sentido, no tengo nada en contra de que los abueletes hagan versiones de El Canto del Loco, un grupo tan infame que merece eso y cosas mucho peores. Tampoco me molestaría que la emprendieran con ABBA o con Celine Dion. Hasta Sinatra me parecería una opción razonable. Pero los Clash, ni hablar. Por ahí no transijo. Aunque me acerco a pasos agigantados a la edad de los protagonistas de Casal Rock, exijo, como el doctor Maligno de las aventuras de Austin Powers, un poco más de respeto.

0 Comentarios
cargando