El festival de verano de BCN

Adriana Calcanhotto reinventa la tradición brasileña en el Grec

La cantante de Porto Alegre ofrece un recital acústico en solitario

Adriana Calcanhotto, en una imagen promocional.

Adriana Calcanhotto, en una imagen promocional.

1
Se lee en minutos
JORDI BIANCIOTTO
BARCELONA

Adriana Calcanhotto regresa mañana a Barcelona reducida a su mínima expresión: su voz suave pero severa, su guitarra y el violoncelo que a veces le secunda en sus interpretaciones. Cantautora que rompe moldes con guante de seda, en sus visitas a la ciudad, ya sea en solitario (Palau, 2008) o como invitada de la portuguesa Mísia (en la misma sala, 2007), ha demostrado que en la música brasileña contemporánea existen astutas vías paralela al festival carnavalesco y la reedición de las glorias pasadas de la bossanova y Tropicália.

Noticias relacionadas

CALIGRAFÍA Y RIESGO / Calcanhotto, de 44 años, dispone de una decena de discos publicados a lo largo de dos décadas. Hereda la sobriedad natural de la bossa, y absorbe ideas del pop y la música experimental sin dejar de ser una cantautora. En escena transmite tanta pureza como sentido de la aventura; canta con primorosa caligrafía y somete a veces sus canciones a encuadres atrevidos, fruto de sus alianzas con los integrantes de +2, el proyecto de Moreno Veloso, hijo de Caetano.

Desde su última visita, cuando presentó el movedizoMaré, Adriana Calcanhotto ha publicadoPartimpim dois,segunda parte de un ovacionado proyecto de canciones para niños. Su recital del Grec,Trobar nova, se anuncia como un recorrido a su trayectoria y a sus adaptaciones de piezas de otros artistas, comoMan gave names to all the animals(Bob Dylan) y Music(Madonna).