NOVEDAD

Harry Potter se estrena en formato de bolsillo

Los libros pasan al formato económico en castellano y catalán

Harry Potter se estrena en formato de bolsillo
2
Se lee en minutos
ERNEST ALÓS / Barcelona

El tiempo pasa y, una vez clausurada la serie hace dos años, los libros de Harry Potter han dejado de ser superventas de efecto inmediato para quedar como clásicos de la literatura infantil y juvenil, de venta modesta pero sostenida. Y en consecuencia acaban de recibir el trato editorial que corresponde a esta categoría recién estrenada: esta semana, las novelas de J. K. Rowling llegarán por primera vez a las librerías en formato de bolsillo, en castellano y en catalán.

Tanto Salamandra como Empúries/Labutxaca han puesto un precio asequible a los dos primeros volúmenes: 7 euros paraHarry Potter y la piedra filosofaly 7,50 para la segunda entrega,Harry Potter y la cámara secreta. Pero en el caso de Salamandra, el lanzamiento lleva consigo una sorpresa: dos pequeños y hasta ahora inencontrables volúmenes –una guía de animales fantásticos del universo creado por Rowling y una historia del quidditch, el deporte mágico que se disputa sobre una escoba– que la escritora publicó en el 2001 a beneficio a una ONG infantil y que desde entonces no se habían vuelto a editar en España. «Los seguidores de la serie hace tiempo que nos los pedían», explica el editor de Salamandra Joan Milà.

Salamandra lanzará 50.000 ejemplares de cada uno de los cuatro títulos, y Labutxca 4.000 de los dos primeros de la serie: en total, un desembarco de 208.000 libros justo antes de las vacaciones.

Noticias relacionadas

El retraso en la aparición de Harry Potter en bolsillo es una muestra de que en este mercado España aún es diferente. Mientras que en el Reino Unido la serie ya tuvo su versión en bolsillo en 1997 (las ventas de cualquier título se disparan en las librerías británicas cuando aparece la edición económica de un libro), aquí, donde este formato no suma muchos nuevos lectores y deja en cambio menos beneficios, se ha esperado 13 años.

Según los editores, nuevos lectores se siguen aficionando a la serie cuando llegan a la edad de leerla. «El relevo existe y es sostenido, el lógico una vez pasado el boom. Pero poner los libros de nuevo sobre las mesas como una novedad los reactiva», explica Anna Soldevila, editora júnior de Labutxaca. «La vida natural de estos libros no se ha acabado: y aún quedan dos películas que volverán a reactivar la atención por Harry Potter. Pero lanzando una edición más económica podemos alcanzar otros círculos de lectores, como la lectura recomendada de los colegios», añade Milà.