Ir a contenido

ideas

Cerebros desvelados

Albert Espinosa

Artículo 175. Tengo un amigo que es un fan del cerebro. Va para neurólogo y siempre me explica detalles alucinantes sobre ese gran desconocido. Es muy didáctico y yo siempre se lo agradezco. Un día me contó que cuando vemos cuatro objetos en una mesa no hemos de contar, el cerebro sabe que hay cuatro. Pero que a partir de cinco, notas cómo el cerebro se pone en marcha y los cuenta. Misterioso pero cierto.

También me ha explicado que nuestra cabeza solo puede realizar a la vez dos tareas. Si deseas hacer una tercera, no podrás, pues el cerebro abandonará una. Y entonces me lo ejemplifica, me muestra a alguien andando y hablando por el móvil. Y cuando de repente vemos que se para de golpe en mitad de la calle, me explica que eso es porque le acaban de preguntar algo sobre cómo tiene la agenda o le piden un dato que le obliga a realizar una tarea y es por eso que el cerebro abandona el andar. Más misterios. Pero lo que más me encanta de sus historias es... Bueno, casi os lo cuento después de lo mejor de mi semana.

Tercera posición. El maravilloso mundo de los animales: Los corderos (Teatro Español). Veronese te coge del gaznate, te aprieta con humor y te hace sentir placer. Segundo puesto. Fotogramas número 2000. Yo que soy un fan de los números, saber que esta Biblia sobre la cinematografía ha llegado a un número tan redondo y en tan buena forma hace vibrar mi esófago. Primer lugar. 24. Los dos últimos capítulos de esta impresionante saga fueron tan emocionantes que no pude dejar de llorar con ese primer plano final de Jack. Gracias, Bauer, por entretenerme tanto y tan bien.

Y volviendo a mi amigo. Él tiene un estudio personal sobre el cerebro. Él apunta cada minuto y segundo que se despierta en plena noche. Tiene la teoría de que desvelarse en un instante concreto equivale a un problema específico. Lleva 175 días haciéndolo y ya me asegura que los que se desvelan entre las 5.01 y 5.05 es por problemas con el coche y entre las 6.00 y las 6.05, por problemas con el amor.

Habla con tanta pasión que yo le creo aunque a veces pienso que lo interesante no es cómo habla del cerebro, sino por qué su cerebro está tan obsesionado con el resto de los cerebros. ¡Feliz domingo y feliz desvele de domingo!

0 Comentarios
cargando