05 jun 2020

Ir a contenido

LAS GRANDES CIFRAS DEL ARTE

El óleo 'Desnudo, hojas verdes y busto' de Picasso se convierte en la pieza más cara adjudicada en subasta

EMILIO LÓPEZ ROMERO
NUEVA YORK

Cuentan que Pablo icasso lo pintó en un solo día. Siete décadas más tarde solo hicieron faltan ocho minutos para que Desnudo, hojas verdes y busto (1932) se convirtiera en la obra de arte más cara de la historia jamás subastada. Fue en una apasionante velada celebrada el martes por la noche en la sede neoyorquina de la casa de subastas Christie’s, en la que un coleccionista anónimo puso encima de la mesa la friolera de 106,5 millones de dólares (82,7 millones de euros). Y se llevó la pieza.

Picasso recuperaba así el trono perdido en febrero pasado después de que una escultura del artista suizo Alberto Giacometti, L’Homme qui marche I, se vendiera en la sala Sothesby’s de Londres por 104,3 millones de dólares (unos 76,3 millones de euros, al cambio del momento), y dejara en segundo lugar la que hasta entonces era la obra más cotizada en una puja: Muchacho con pipa (1905), también de Picasso. Y es que el pintor malagueño sigue dando que hablar en Nueva York, ciudad que se ha rendido incondicionalmente a sus pies esta primavera con dos interesantes exposiciones en los museos más importantes de la ciudad, el Museo de Arte Moderno (MOMA) y el Metropolitan.

RETRATO DE SU MUSA Y AMANTE / El precio de salida de Desnudo, hojas verdes y busto era de 58 millones de dólares pero en seguida comenzaron las ofertas a razón de un millón de dólares por puja. Cuando se alcanzaron los 77 millones de dólares, cuatro apostantes nuevos entraron en juego, dos de ellos en la misma sala y otros dos a través del teléfono. Superados los 85 millones de dólares ya solo quedaban dos coleccionistas anónimos dando sus instrucciones a través del teléfono. Cuando Chistopher Burge, director de la sala y conductor de la subasta, dio el tradicional golpe de martillo entre los aplausos de los asistentes la puja final estaba en 95 millones de dólares, que subió hasta 106,5 millones de dólares una vez incluida la comisión de la sala y los impuestos.

Aunque Desnudo, hojas verdes y busto fue la estrella de la velada, el martes también se subastaron otras 10 obras del malagueño, que en su conjunto superaron los 111,3 millones de euros, destacando entre otros Mujer con gato sentada en una butaca (1964), adjudicado por casi 14 millones de euros, El pintor y su modelo (1964), por 8,3 millones de euros y Cabeza (1969), por otros 5,3 millones de euros. El precio de las otras siete piezas osciló entre 225.000 euros y algo más de 50.000 euros.

Picasso tenía 50 años cuando pintó este lienzo, el 8 de marzo de 1932, durante el que se considera uno de sus mejores períodos artísticos. La pieza es uno de los muchos retratos que hizo a otra de sus muchas amantes, Marie-Théresè Walter, una joven a la que había conocido cinco años antes en las galerías Lafayette de París y que se acabó suicidando tras la separación del pintor. El resultado fue un cuadro de grandes proporciones (162 x 130 centímetros) que hasta ahora formaba parte de la colección del filántropo norteamericano Sidney F. Rody. La única vez que se había visto en público fue en 1961.