los premios de la acadèmia del cinema català

La debutante Mar Coll triunfa en los Gaudí con 'Tres días con la familia'

Àlex Brendemühl y Nausicaa Bonnín, distinguidos como mejores actores

Se lee en minutos

IMMA FERNÁNDEZ
BARCELONA

Era la noche de los nova-

tos –Ferran Audí (The frost), Ventura Durall (Las dos vidas de Andrés Rabadán) y Mar Coll (Tres días con la familia) acaparaban muchas de las nominaciones– y fue finalmente esta última la que se llevó el gato al agua ayer en la segunda edición de los premios Gaudí, organizados por la Acadèmia del Cinema Català.

La joven Mar Coll (Barcelona, 1981) triunfó en un Coliseum que desplegó la alfombra roja para acoger la publicitada como «primera gala acuática de la historia», que se quedó en un chiste. Logró, con su aplaudido «retrato de unos burgueses paralíticos emocionales», los galardones a la mejor película en lengua catalana, mejor director (galardón que ya logró en Málaga) y mejor actriz, que recayó en la veinteañera Nausicaa Bonnín, también ganadora en el certamen andaluz y nominada a actriz revelación en los Goya. «Es un sueño hecho realidad. Gracias a todos los que confiaron en mí», declaró Bonnín. «Espero que estos Oscar de Catalunya sirvan para promocionar nuestras producciones fuera y no se queden solo para nosotros».

Esto no es Hollywood, pero el tráfico se cortó en la Gran Via y decenas de aficionados y curiosos se arremolinaron frente al Coliseum para seguir el desfile delstar systemcatalán. Entre los diseños destacó el de Judit Uriach, que desafió al frío con un modelo de Joaquim Verdú que dejaba su espalda al desnudo. Asistieron, entre otros, Sergi López, Assumpta Serna, Òscar Jaenada, Santi Millán, Sílvia Bel y Sílvia Munt, con elegantes transparencias de Lydia Delgado. Mercedes Sampietro, expresidenta de la Academia del Cine, defendió la necesidad de «estos actos que ayudan a que la gente vaya más al cine». Elstar systempolítico estuvo representado por elpresidentJosé Montilla y elconsellerde Cultura, Joan Manuel Tresserras, que aparecieron con Joel Joan, presidente de la Acadèmica del Cinema Català.

Te puede interesar

DE VACÍO / Sampietro y Pep Anton Muñoz iniciaron la entrega de unos galardones en los que pincharon las películas con más nominaciones:Trash, de Carles Torras, que acudía con 13 candidaturas, fue premiada solo por la música original de Santos Martínez, yThe frost, con 11, obtuvo los de mejor dirección artística y fotografía, mientras queXtrems, de Abel Folk y Joan Riedweg, también con 11, se fue de vacío. Àlex Brendemühl fue reconocido como mejor actor porLas dos vidas de Andrés Rabadán, película por la que también fueron distinguidos los secundarios Andrés Herrera y Clara Segura.

Isaki Lacuesta fue otro de los triunfadores. ConLos condenados, su personal historia de dos viejos exguerrilleros prisioneros de su pasado, obtuvo el Gaudí a la mejor película en lengua no catalana y como coguionista, junto con Edmon Roch y María Hervera, el mejor guión porGarbo, el espía, dirigido por Roch, que se llevó también el premio al mejor documental. Como mejor película europea fue distinguida la suecaDéjame entrar.Una fascinante historia conbullyingy niña vampira. Nada que ver, eso sí, con los chupasangres deCrepúsculo.