Ir a contenido

Presentación del plan director de un gran equipamiento

El museo de Badalona otorgará al cómic un papel central en la cultura

El centro nace con vocación internacional y su colección abarcará desde el siglo XIX hasta hoy

El nuevo edificio se inaugurará en el 2012 con un ambicioso presupuesto de 11 millones de euros

GEMMA TRAMULLAS
BARCELONA

Badalona está a dos años de convertirse en una de las capitales mundiales del cómic. La presentación del plan director del Museu del Còmic i la Il.lustració de Catalunya (MCIC) confirmó ayer las mejores expectativas del sector, con un proyecto que, además de conservar y difundir autores y publicaciones catalanas, prevé la adquisición de grandes tesoros del cómic mundial y aspira a convertirse en un centro de investigación sobre el género. «El cómic es el lenguaje global de la era posmoderna, un lenguaje central de la nueva cultura que no está ni por debajo ni por encima de otras expresiones artísticas», afirmó el conseller de Cultura, Joan Manuel Tresserras, durante la presentación.

La antigua fábrica de la Compañía Auxiliar del Comercio y la Industria, un vestigio modernista de 1899 situado en la franja marítima de Badalona, junto al puente del Petroli, alojará el nuevo museo. Con una superficie de 4.000 metros cuadrados, el proyecto tiene un presupuesto de 11,4 millones de euros, a cargo del ayuntamiento de Badalona (3,4 millones para la reforma del edificio, cuyo interior está en ruinas pero que mantiene su estructura externa) y de la Generalitat (8 millones para el proyecto museológico). Ambas administraciones crearán un consorcio para gestionar el espacio.

Carles Santamaria (director del Saló Internacional del Còmic de Barcelona) y Horacio Altuna (presidente de la Associació Professional d’Il.lustradors de Catalunya), ambos miembros de la comisión asesora que ha redactado el plan director del museo junto a la Conselleria de Cultura, no cabían en sí de satisfacción al comprobar que la histórica reivindicación del sector está apunto de convertirse en realidad: «No hay ningún otro museo como este, situado en una área metropolitana que concentra el 90% de la industria del cómic en España y que tiene una larga tradición como capital editorial», comentó Santamaria, que la semana próxima tiene previsto visitar el nuevo museo del cómic de Angulema (Francia) para tomar buena nota de sus características.

El plan director prevé que las obras se ejecuten durante ese año y que el museo pueda abrir sus puertas en el 2012. El espacio central estará dedicado a una exposición que recorrerá cronológicamente la evolución del cómic y la ilustración en Catalunya, en España y en el mundo, con originales de autores que han dejado huella en su forma de concebir el dibujo y el guión.

Paralelamente, habrá tres muestras temporales, dedicadas a nuevos autores y nuevas tecnologías, a temas transversales (humor, erotismo, denuncia social...), y a un autor en concreto. Una vez abierto, el museo funcionará con un presupuesto de tres millones de euros anuales, de los cuales la mitad procederán de ingresos propios (entradas, venta de libros, merchandising...).

EL PATRIMONIO / El ambicioso proyecto prevé reunir obras desde las primeras décadas del siglo XIX hasta hoy. Ahora empieza una delicado proceso de negociación con las instituciones públicas, las editoriales y los coleccionistas privados que atesoran obra original, desde revistas como En Patufet, L’Esquella de la Torratxa y Capitán Trueno a autores como Opisso, Moebius y Hergé. La Generalitat ya ha iniciado contactos con el Arxiu Nacional de Catalunya y la Biblioteca de Catalunya, que conservan publicaciones históricas. El coleccionista Rafael Martínez, editor de Norma, ya ha anunciado que pondrá su colección particular a disposición del nuevo museo.

0 Comentarios
cargando