Ir a contenido

entrevista con el Cantante

Pep Gimeno: «Habría dicho que esto no tenía futuro»

JORDI BIANCIOTTO
BARCELONA

–Parece que este repertorio estaba perdido hasta que llegó usted.

–Soy de Xàtiva y me he dedicado a las canciones de mi comarca, La Costera, porque no había ningún loco que lo hiciera. Estuve en el grupo Sarau, que comenzó a recuperar cantes que la gente mayor había abandonado.

–¿Ese cante valenciano está emparentado con el flamenco?

–Sí, con los fandangos, por ejemplo. Yo oía al Tío Trabuc, que los cantaba sin haber estado nunca en Andalucía. Viene del siglo XVIII, cuando andaluces y manchegos vinieron a segar arroz y recoger naranjas.

–Su estreno, Si em pose a cantar cançons (2006), fue un superventas en valenciano: 10.000 ejemplares.

–Aún no me explico lo que está pasando. Hace 10 años habría dicho que esto no tenía futuro. Me considero una pieza pequeña de todo esto, pero me alegra que la gente joven haga suya esta música.

–Hay un punto escatológico: Romanç de don Simó evoca una competición de ventosidades.

–Los valencianos somos unos burlones. Nos gustan estas animaladas; cosas para reír de ombligo para abajo. Pero algo es irreverente solo según quién lo mire.

–¿Cómo descubrió el repertorio tradicional de su segundo disco, Te’n cantaré més de mil?

–Viene de una casete grabada por abuelos. Las estoy digitalizando porque la cinta se estropea.

–¿Es tan estudioso de la cultura popular como cantante?

–No, soy un cantador, no voy tan allá. Hay gente más estudiosa que yo. Pero, según el dicho, la práctica hace maestros.

–En la Fira Mediterrània la armó con Miquel Gil y Carles Dénia. ¿El dream team del folk valenciano?

–Gil viene de lo que canto yo, pero cada vez me asombra más. Dénia hace un cant d’estil aflamencado. Todo es lo mismo, pero diferente. Yo soy el más ruín de los tres.

Pep Gimeno ‘Botifarra’
CAT • Viernes 15 • 22.30 horas • 12 €