un vecino de nou barris...

Ricard Balada, actor: "Vuelvo cada día a Nou Barris para aparcar y coger el metro"

Víctor, el vampiro que se cuela en un hospital en la película 'Salvación', estrenada este año en el Festival de Sitges, es Ricard Balada, un actor de Nou Barris. Lo podremos ver en la serie 'Oh my goig!' que BTV empezará a emitir a finales de enero.

El actor Ricard Balada, en la plaza Verda de la Prosperitat, donde estaba el ’esplai’ al que acudía.

El actor Ricard Balada, en la plaza Verda de la Prosperitat, donde estaba el ’esplai’ al que acudía. / FABRIZIO CORTESI

3
Se lee en minutos
Carme Escales
Carme Escales

Periodista

ver +

Con solo 2 añitos, Ricard Balada Cuadrado (Barcelona, 1994) ya sabía lo que era ir al esplai. El Druida era el suyo. Estaba en la plaza Verda de la Prosperitat, uno de los espacios con tierra, árboles y columpios donde pasó largas horas jugando al pilla--pilla, haciendo yincanas y disfrazándose. Si hay algo que Balada ha hecho un montón de veces en Nou Barris es disfrazarse. En el esplai, para miniactuaciones; en rúas y cabalgatas del barrio en diferentes fiestas, y en casa de su tía.

"Era carnicera, pero tenía las tardes libres y yo con mi prima, cada tarde -éramos unos pesados- le pedíamos que nos bajara una gran bolsa con disfraces que tenía en un altillo al que se accedía con una escalera", rememora. Balada, coprotagonista de Salvación, la película de Denise Castro Salvación, estrenada este año en el Festival de Sitges, está convencido de que en sus días de esplai ya empezó a circular por su sangre el gusanillo de la actuación, que es lo que hoy hace latir su vida profesional.

AL MERCADO CON AMPARO

Amparo, la abuela materna de Balada, andaluza como tantos vecinos de Nou Barris, y con esa gracia que los caracteriza, es conocida por su simpatía en el vecindario. Desde hace poco más de un año ya no vive en el barrio, pero su nieto la va a buscar y la acompaña asiduamente a comprar al mercado de Montserrat, al final de la Vía Júlia.

Cinco sitios

C F LA MONTAÑESA "No hay vecino de Nou Barris que no tenga un conocido o un pariente en ese club de fútbol".

De hecho, Balada tampoco vive ahora en Nou Barris, pero sigue frecuentando el distrito del que se siente, "y mucho", prácticamente a diario. De entrada, "Nou Barris se ha convertido en mi aparcamiento", dice. "Vengo de fuera de Barcelona, entro por Meridiana, no tengo ni siquiera que entrar en las rondas y aparco en Nou Barris para coger el metro. Afortunadamente, aún quedan muchos espacios para dejar el coche sin pagar", precisa.

También le quedan en Nou Barris familiares y amigos de aquellos con los que jugaba en las plazas, se iba de colonias o comparte ahora tapas en La Esquinica (Fabra i Puig, 296). "El esplai siempre fue un espacio de unión entre padres e hijos y entre vecinos del barrio. Algunos padres venían con nosotros de colonias", recuerda. "Jugar en la calle, llenar sus plazas de gente y conocer a todos los vecinos es parte de la esencia de Nou Barris. Aquí se ha hecho siempre mucha piña", dice el actor.

ACTUAR EN CASA

Hasta el 8 de enero (hoy y mañana, y los días 5, 7 y 8), Ricard Balada actúa en las sesiones de tarde del Microteatre (15 minutos de obra, en 15 metros cuadrados y con 15 personas de público, en Bailèn, 194). Lo hace en la comedia romántica Te quiero que repite, por haber sido una de las minipiezas más taquilleras de este año.

Noticias relacionadas

Y en el Teatreneu de Gràcia, los fines de semana interpreta diversos personajes de cuentos como Blancanieves Caperucita Roja que la compañía Magatzem d'Arts lleva a escena. "Pero en Nou Barris nunca he actuado todavía y esa es una espinita que me gustaría sacarme", confiesa. "Como no tenemos teatros, podría actuar en una de sus plazas", considera Balada, al que podremos ver en la serie documental Oh my goig! (sobre sexualidad),que BTV emitirá a finales de enero.

Este vecino de Nou Barris trabaja y sigue formándose a la vez. Hace tres semanas que regresó de Rumanía, donde estuvo rodando un documental en el castillo de Drácula. Él ya sabe bien lo que es un castillo. "Tenemos uno en el distrito, lo que no lo puede decir todo el mundo en Barcelona -puntualiza-. Es que Nou Barris es Barcelona pero no es Barcelona. Tenemos montaña, pero también metro".