La memoria de la calle

Vecinos de Trinitat Nova inmortalizan en un documental sus recuerdos del barrio, creado hace más de medio siglo con la edificación de tres promociones de viviendas de protección oficial

Un grupo de vecinos ve el documental ’Crónicas de la Trinitat Nova: historias de barrio’ en la Casa de l’Aigua a finales de julio.

Un grupo de vecinos ve el documental ’Crónicas de la Trinitat Nova: historias de barrio’ en la Casa de l’Aigua a finales de julio. / solange foret

Se lee en minutos

LUIS BENAVIDES / BARCELONA

Sentados en unos bancos cercanos a la recuperada Casa de l'Aigua, Jaime González, de 62 años, y Antonio García, de 63, repasan los últimos 50 años del barrio de la Trinitat Nova. Su conversación, repleta de datos históricos de primera mano y anécdotas entrañables, es el hilo conductor del documental Crónicas de la Trinitat Nova: historias de barrio, en el que también participan otros vecinos.

El documental ha contado con el apoyo del Pla Comunitari de Trinitat Nova. Los usuarios del punto Òmnia, un espacio dedicado a la formación en nuevas tecnologías, se han encargado de la parte técnica: digitalizar las fotografías en blanco y negro de los vecinos, grabar y editar el video. "Todo comenzó en una exposición fotográfica que mostraba la evolución del barrio. Los vecinos comentaban las fotos, recordaban sus historias, y pensamos que sería interesante conservar todos esos testimonios", explica Abraham Vázquez, dinamizador del Pla Comunitari de Trinitat Nova.

El documental, presentado a los vecinos los pasados 14 de junio y 15 de julio, está colgado en Youtube y sus responsables estudian publicarlo en formato deuvedé.

VIVIENDAS HUMILDES

Trinitat Nova nació durante los años 50 con tres promociones de viviendas de protección oficial a cargo del Patronat Municipal de l'Habitatge, la Obra Sindical del Hogar y el Instituto Nacional de la Vivienda. "Eran viviendas humildes, pensadas para las familias que vivían hacinadas en el Raval o en barracas. No tenía personalidad. Se fue forjando poco a poco, con el tiempo", recuerda en el documental un vecino, José Bretones. "Trinitat Nova era un barrio rodeado de nada, una isla", añade en su intervención otro vecino, Pep Martínez.

González, extrabajador de la construcción, llegó con apenas dos años al barrio. "Recuerdo jugar en la calle, entre árboles, como salvajes", bromea.   Trinitat Nova era un barrio dormitorio en la falda de Collserola, rodeado de verde. "Necesitabas cuatro horas de viaje, la mitad andando, para ir al trabajo", añade el vecino, quien recuerda que "ni los taxis entraban al barrio" porque no estaba asfaltado y temían que se "desmontaran con tanto bache".

En el 2000 llegó la línea 4 de metro -recientemente la 11- y desde hace siete años se trabaja para mejorar la calidad de vida en el barrio, con proyectos como la rehabilitación de la Casa de l'Aigua, convertida en un centro social con mucho potencial. "Ahora estamos muy bien, con buenas comunicaciones y equipamientos. Pero para llegar a este punto, hemos tenido que luchar mucho e interrumpir muchos plenos del ayuntamiento", bromea García, uno de los protagonistas del documental.

REFRESCAR RECUERDOS  

Te puede interesar

Detrás del documental Crónicas de la Trinitat Nova: historias de barrio, de apenas 60 minutos de duración, hay horas y horas de entrevistas. Ramon Casas, vicepresidente de la Associació de Veïns de Trinitat Nova, considera que  este documento audiovisual "descubre muchas cosas y recuerda otras" a los vecinos. "Ha tenido mucho éxito entre los más mayores, porque les encanta ver la evolución del barrio, verse en las fotos", explica Casas.

Los responsables del documental, encabezados por el Pla Comunitari, no descartan una secuela o una web con contenido extra.