El Periódico de Catalunya

Miércoles 26 septiembre 2018

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

Descanso con arte

Un corazón veraniego para La Roca Village

Jordi Gispert es el autor de 'Nuskito Art Space', el espacio que protagonizará hasta septiembre el ocio y el relax de La Roca Village ofreciendo música en directo, talleres y charlas

Un corazón veraniego para La Roca Village

Jordi Gispert en 'Nuskito Art Space', la instalación artística que ha creado con 500 metros cuadrados de tela de camuflaje blanca.Robert Ramos

Entre los escaparates con maniquís luciendo ropa de marca y la muchedumbre poseída por el espíritu consumista de la protagonista de 'Confesiones de una compradora compulsiva' se levanta un espacio de cuatro metros de alto que destaca por su extrema blancura. Es 'Nuskito Art Space', un oasis para que descanses después de una intensa sesión de compras o de ir de tienda en tienda haciendo de perchero humano sujetando bolsas.

Creado por el artista multidisciplinar Jordi Gispert con la finalidad de fusionar arte, música y charlas, es uno de los espacios que conforman el Summer Fest, la propuesta que este verano amenizará y revitalizará el ambiente de La Roca Village. También cuenta con el Summer Lounge, un espacio que se llenará de música electrónica a cargo de un 'dj', el próximo martes, 31.

Una enorme figura de madera te recibe con los brazos abiertos. Se trata de Nuskito, el guardián de este espacio artístico: «Es un estado de consciencia del observador —explica Gispert—. En el momento en que uno entiende mi obra se produce una transformación y esta transformación te acerca a la forma abstracta del personaje Nuskito, que es un elemento recurrente en mis creaciones y símbolo de mi evolución como artista».

La instalación está cubierta por una fina tela de camuflaje blanca que, junto con los troquelados y las esculturas de peces que cuelgan del techo, crean sombras que refuerzan la sensación de haberse adentrado en un espacio submarino.

Nuskito, el guardían de madera de la instalación. Al fondo, las esculturas de peces que cuelgan del techo.ROBERT RAMOS

«El arte no es solo decoración, también es sorpresa. Lo especial de Nuskito Art Space es que busca ofrecer una sorpresa agradable, que remarque el hecho de estar de vacaciones, disfrutando del verano en el Mediterráneo», comenta. Para el artista no hay color que refleje mejor esta estación que el blanco. «Me recuerda a la espuma del mar y, además, hace rebotar el calor hacia el exterior», explica y no puedes evitar fijarte en que su atuendo podría hacer juego con su creación.

Gispert ha tardado un mes en coser 500 metros cuadrados de tela de camuflaje blanca y luminax (una tela bañada en aluminio que no deja entrar los rayos de sol y rebaja la temperatura cuatro grados). «La idea inicial era cubrir toda la rambla para proteger a la gente del sol y evitar el contraste entre la refrigeración de las tiendas y el calor del exterior. Al final, se decidió hacer un corazón que fuese el centro de La Roca y acogiese actividades y música», añade.

CON CUATRO AÑOS Y UN MARTILLO

La vena artística de Gispert apareció a temprana edad. Tenía solo cuatro años cuando sostuvo entre sus manos el primer martillo con la intención de construir un juguete que resistiese su ritmo. «Me lo pasaba mucho mejor haciendo mis propios juguetes que utilizando los juguetes blandengues que me regalaban y que acababa destrozando», rememora con una sonrisa.

Sus ganas de experimentar le han llevado a aprender diversas disciplinas artísticas a lo largo de su trayectoria. Sin embargo, si tuviese que elegir una no sería la pintura ni la escultura: «Escogería un violín. Si pudiera renunciar a todo y tocar bien un violín… Tal vez digo esto porque llevo años trabajando en el taller y a veces es cansino», ríe.

Ya sea con el violín o con la pintura o la escultura, Jordi Gispert seguirá «en constante cambio —promete—, profundizando en las ideas para ofrecer una perspectiva cada vez más personal»