El Periódico de Catalunya

Domingo 23 septiembre 2018

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

EL LIBRO DE MI VIDA

Las peripecias de un joven camarero

'Yo serví al rey de Inglaterra', la "lección magistral" del checo Bohumil Hrabal a Rosa Ribas

Las peripecias de un joven camarero

Fragmento del cartel de la película basada en el libro 'Yo serví al rey de Inglaterra', dirigida por el checo Jiri Menzel en el 2006 y premiada en Berlín.

«Para empezar, una confesión: el primer título que me vino a la mente al pensar cuál es el libro de mi vida fue 'El corsario negro', de Emilio Salgari. No sé cuántas veces lo leí en mi infancia. Lo tenía todo: piratas, escenarios exóticos, amor, venganza... ¿He dicho ya piratas? Fue uno de esos libros que te hacen lectora apasionada, algo sin lo cual nunca puedes llegar a ser escritora. Pero, porque hay que resguardar los mitos de la infancia, ni volveré a probar la Nocilla ni releeré 'El corsario negro'. Quiero conservar el sabor que me dejaron.

Por eso, uno de los libros de mi vida es 'Yo serví al rey de Inglaterra', del checo Bohumil Hrabal, que me hizo experimentar de nuevo esta gozosa obsesión al leer. La historia del ascenso de Jan Díte, que empieza como paje en un hotel social, escrita con esa mezcla tan centroeuropea de humor, surrealismo y ternura que consigue que lo inverosímil resulte real y nos muestra el absurdo de la Historia sin negar su crueldad.

Rosa Ribas

Tras 'Don de lenguas' y 'El gran frío', la escritora catalana (El Prat de Llobregat, 1963) ha cerrado con 'Azul marino' la exitosa trilogía protagonizada por la periodista Ana Martí y ambientada en la Barcelona de la década de los 50 que ha escrito a cuatro manos con Sabine Hofmann. Además, cuenta en su haber con obras como 'La detective miope', la saga protagonizada por Cornelia Weber-Tejedor, 'Pensión Leonardo' y las psicodélicas aventuras de 'Miss Fifty'.

En la forma en que trata a este pequeño camarero arribista que pronto descubre el poder del dinero y acaba… (no, esto lo no voy a contar), Hrabal ofrece una lección magistral que procuro no olvidar como escritora: ‘Ama a tus personajes, a todos’. Como lo hace este maestro de la narrativa europea.»