El Periódico de Catalunya

Viernes 21 septiembre 2018

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

oriente próximo, más cerca

Mazah, Líbano a lo grande

El flamante restaurante ofrece una carta de 96 platos en un enorme local de la Gran Via

Mazah, Líbano a lo grande

La cocina de Oriente Próximo puede ser 'mainstream', como lo es la italiana, por ejemplo. La comparación no es gratuita a la hora de escribir estas líneas. Veamos: acaba de abrir el restaurante libanés Mazah, que ocupa el enorme local que había dejado una pizzería en la Gran Via de les Corts Catalanes, en pleno centro de Barcelona. En este espacio casi tan grande como Beirut, hay dos salas y una cocina a la vista con una parrilla de carbón donde hacen las carnes y un horno de gas traído de Líbano donde cuecen el pan de pita.

Todo en Mazah es grande. Y la carta no se queda corta, pues ofrece 96 platos de la gastronomía de Líbano. Muchas verduras, muchas hortalizas, muchos cereales, mucha fruta, muchas legumbres... También carnes y pescados. Ayuda la tableta digital con las fotos de cada plato y la explicación correspondiente. Para hacerte una idea: aquí hay humus, faltaría más, pero no uno sino cinco tipos, incluso uno con pesto.

Mazah

Gran Via de les Corts Catalanes, 618.
Teléfono: 93.013.03.11.
Precio medio (sin vinos): 40 €.

Son recetas tradicionales elaboradas por el chef Khaled Kheir y bien presentadas. El mejor ejemplo es la tabla redonda y dorada, muy árabe ella, con todo tipo de entrantes fríos, como el citado humus, el 'muttabal' (pasta a base de puré de berenjena), el 'taboulé' (ensalada con trigo bulgur, perejil, tomate, lechuga y hierbas aromáticas aderezada con zumo de limón) y el 'fattoush' (ensalada hecha con varias hortalizas y pan de pita cortado en tiras y frito o asado). De lo más fotogénica, tanto por el colorido como por la disposición en la mesa.

Las carnes pasan por las brasas. Destacable el 'shawarma' de ternera, que ha sido adobado previamente con una receta secreta que solo conoce el chef (ni siquiera sus ayudantes saben cuál es) y que se acompaña con un 'allioli' especiado con 'sumac', una especia acidulante.

¿Para beber? Esto es Líbano, así que si quieres un vino solo te ofrecerán los del país, el único de la zona que los produce.