China domina el mundo del coche eléctrico

China domina el mundo del coche eléctrico

Feed

3
Se lee en minutos

China dispone de 1,15 millones de estaciones de recarga públicas para coches eléctricos, mientras que en toda Europa apenas superamos las 300.000. Es decir que el país asiático tiene prácticamente el cuádruple de cargadores que todo un continente. Una hegemonía que se une a la de producción de coches eléctricos y baterías.

Con el 65% de estaciones de recarga públicas de todo el mundo, China no sólo ridiculiza a Europa, sino que también le saca los colores a Estados Unidos. Pese a que los norteamericanos cuentan con el gigante Tesla en su territorio, apenas disponen de 115.000 estaciones de carga. Pero además, el 81% de los puestos de EE.UU. son de carga lenta, frente al 41% de puestos de carga rápida en China.

Pero China no es el único país asiático que pone en jaque a Estados Unidos, ya que Corea del Sur, con un tamaña infinitamente inferior al de los americanos, tiene casi los mismos cargadores públicos, con prácticamente 110.000 unidades, de los 15.000 son de carga rápida.

Sólo dos países concentran el 50% de cargadores en Europa

Europa no sólo tiene un alarmante déficit de cargadores públicos para coches eléctricos, sino que además el reparto de éstos es hace más imposible todavía cumplir con los objetivos de emisiones de la UE en el plazo de tiempo establecido.

Según un estudio de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) la mitad de los puntos de recarga para coches eléctricos en la Unión Europea se concentran en sólo dos países: los Países Bajos (90.000 cargadores) y Alemania (60.000). Y eso que entre ambos apenas representan el 10% de toda la superficie de la UE. La otra mitad de los cargadores están repartidos por los 25 países restantes, que cubren el 90% de la superficie del viejo continente.

Los Países Bajos tienen casi 1.600 veces más puntos de recarga que el país con menos infraestructura (Chipre, con sólo 57 puntos de recarga). De hecho, sólo los Países Bajos tienen tantos cargadores como 23 Estados miembros juntos. Rumanía, que es seis veces mayor que los Países Bajos, sólo tiene el 0,4% de los puntos de recarga de la UE.

Si sumamos este descompensado reparto de puntos de recarga, a la poca cantidad de estaciones públicas en toda Europa, obtenemos la más que justificada desconfianza de los conductores hacia los coches eléctricos, ya que con todo resulta sumamente complicado realizar un viaje de larga distancia en un vehículo eléctrico. Nosotros, tardamos más de seis horas de ir de Valencia a Madrid en un coche eléctrico.

Los puntos de recarga en la UE han aumentado un 180% en los últimos tres años, para alcanzar 307.000, una cantidad muy por debajo de lo necesario. Para cumplir los objetivos de CO2, las ventas de vehículos eléctricos tendrán que aumentar masivamente en todos los países de la UE. Un estudio reciente muestra que se necesitarían hasta 6,8 millones de puntos de recarga públicos para 2030 a fin de alcanzar la propuesta de reducción del 55% de las emisiones de CO2 de los automóviles, lo que significa que necesitamos un crecimiento de más de 22 veces lo logrado hasta ahora en menos de 10 años.

España, a la cola de la cola

Noticias relacionadas

La situación particular de España en cuanto a puestos de recarga públicos para coches eléctricos es especialmente decepcionante. Tan sólo disponemos del 3,4% de todas las estaciones de recarga públicas que hay en Europa. Esto supone que estamos en el octavo puesto por detrás de Países Bajos, Alemania, Francia, Suecia, Italia, Bélgica y Austria.

Alguien podría pensar que estar en el Top10 no está tan mal. Pero la realidad es que España se va prácticamente a la cola de la lista, si se compara el número de cargadores con el porcentaje de territorio que ocupa en Europa. España sólo tiene el 3,4% de cargadores, ocupando el 12,5% del territorio del continente, mientras que Francia, con el 13,7% de ocupación tiene el 12,1% de cargadores, o Italia con el 7,4% de ocupación tiene el 7,7% de cargadores. Y la comparación ya es directamente ridícula si se hace con países como Austria, con el 2,1% de ocupación y el 4,3% de cargadores; o Bélgica, con el 0,8% de ocupación y 4,5% de cargadores. España claramente, uno de los países que más territorio tiene y menos cargadores ofrece.