Entrevista

Sebastian Guigues (Renault): “Los híbridos y los eléctricos son geniales, pero hay que poder enchufarlos”

  • El director de Renault en España asume que la electrificación va lenta pero es consciente del potencial de Renault en cuanto a modelos y conocimiento del mercado

Sebastian Guigues (Renault): “Los híbridos y los eléctricos son geniales, pero hay que poder enchufarlos”
7
Se lee en minutos
Xavier Pérez
Xavier Pérez

Redactor Jefe de Motor

Especialista en Periodista de motor centrado en el sector del automóvil y la motocicleta, así como en todas las áreas de economía relacionadas con la automoción, la movilidad sostenible y la electrificación

Escribe desde Barcelona

ver +

Hace nueve meses que Sebastian Guigues está al frente de Renault en España. Luca de Meo le fichó de Seat, donde ejercía de director de la marca en Francia, y ahora afronta un nuevo reto profesional para relanzar el valor de la marca del rombo en nuestro país.

¿Qué objetivo tiene desde su posición a corto y medio plazo?

– Estamos preparando la versión española del ‘Renaulution Plan’, que no es otro distinto, sino la aplicación a España con la peculiaridad de que en España tenemos el mismo ámbito que Renault tiene en Francia con fábricas, red, ingeniería, motores, financiera. Nuestro objetivo es reconquistar el corazón de los españoles en la era de la electrificación. Lo de reconquistar viene del hecho de que cuando se mira el panorama español Renault siempre ha estado aquí. No me he cruzado con una sola persona que no me haya dicho que en su historia familiar ha habido un Renault. El R5, el R12. Por eso, por ser una marca de aquí le podemos dar un plus de cercanía y simpatía que por el ADN de los que estamos en la marca, empezando por Luca de Meo, nos va muy bien.

La electrificación es ya, ¿no?

– El eslogan de la marca era ‘Renault, voiture a vivre’ , un coche para vivir. Y a electrificación porque sencillamente es un hecho, no una tendencia. En España somos el país de los coches electrificados de Renault a nivel industrial y de I+D en el centro de Valladolid, desarrollamos la tecnología e-tech allí, fabricamos Captur híbrido e híbrido enchufables, los dos Mégane híbridos enchufables y cinco proyectos más. Todo eso nos da solidez.

¿En qué punto están del plan?

– A mitad de camino. Tenemos el plan y tenemos el camino a seguir. Tenemos las cosas claras y buenos primeros brotes verdes como el caso del Arkana. Hace tres años nadie se imaginaba vender un coche SUV sin diesel y solo con caja automática y ahí tenemos el Arkana que está funcionando muy bien. Es un coche muy del momento. Si te gastas mil millones aporta algo. Y los resultados es que estamos cogiendo más de mil pedidos al mes. Cuando tienes una estrategia a largo plazo necesitas algo para arrancar. El Arkana es ese punto de partida. El Mégane e-Tech será el segundo puntal, con unos volúmenes distintos porque el mercado no está dónde tiene que estar, pero con un gran poderío tecnológico. Renault quiere mostrar su lado más humano, porque nos gusta trabajar así y porque esta marca va de eso.

– ¿Y el resto de la gama?

– El mejor Renault es el Captur ‘made in Spain’. Si comparamos cada modelo de la gama con los competidores, el Captur es el mejor de su segmento. En ventas a cliente particular es el número uno del segmento en España. Y tenemos gasolina, GLP, híbrido e híbrido enchufable. Con el Clio es un coche con su público, también entre las empresas. Y ofrecemos gasolina, diesel, GLP y también híbrido. Arkana es una referencia ya. Y tenemos Kadjar, que el próximo año lo cambiamos y que dispondrá de todas las tecnologías mecánicas, también ‘made in Spain’. Luego están los dos Mégane que se producen en España que disponen de tecnología híbrida-enchufable.

¿Se consideran una marca ‘hibrida’?

– Claro. De una manera global podemos decir que somos una marca súper híbrida. Otra cosa es que hasta ahora lo hayamos sabido demostrar y contar. No es lo guapo que eres, sino si te ven guapo o no. Aquí tenemos deberes. Si alguien se quiere comprar un híbrido, automáticamente piensa en Toyota, pues nosotros debemos posicionarnos. La constancia y la consistencia, si tu idea es buena, te pone en el mapa. Si no es muy complicado, aunque tus coches sean los mejores, tus concesionarios magníficos y tus fábricas excelentes. Debemos mantener la misma estrategia muchos años para que esto cale. La tecnología e-Tech es fantástica, pero hay que explicarla, o pensarán que es una radio.

¿Híbrido o eléctrico?

– En los híbridos tenemos mucho mercado. En el eléctrico, es distinto. Los híbridos enchufables son una buena solución. En el concepto de transición ecológica ordenada a veces hay que recordar las palabras ‘transición’ y ‘ordenada’. Ecológico, claro, pero lo demás también. Y ahí están los híbridos e híbridos enchufables para retirar vehículos de 20 años de la carretera. ¿Cuándo? ¿En 10 años?. Debe ser antes. La administración lo sabe, se lo hemos contado, y la realidad es que cada vez que se pone en marcha un plan ha sido financieramente rentable para la administración. Híbridos y eléctricos son geniales, pero hay que poder enchufarlos.

¿Porqué está tardando tanto el éxito del eléctrico?

– España es un mercado en el que la gente no suele adoptar rápidamente cosas nuevas, pero sí es un mercado que cuando lo adopta lo hace masivamente. Los SUV llegaron antes a otros mercados, pero cuando llegaron aquí la gente no quiere otra cosa. Los smartphones llegaron antes a otros países y ahora España es el país con más conexiones 4G y 5G por habitante. No sé cuándo triunfará el eléctrico en España, y digo no sé si serán seis meses o seis años, pero estoy convencido que cuando llegue será más rápido y masivo que en otros países. Si hace 10 años que lanzamos los eléctricos, si hemos acumulado 10.000 millones de kilómetros, con 400.000 coches rodando por el planeta, muy tontos tendríamos que ser para que cuando llegue ese momento no estar preparados. Hoy no es el mercado del coche eléctrico. Es una realidad. En todo el año llevamos acumulados 5.000 coches eléctricos. Mi compañero de Renault en Alemania matricula 2.500 Zoes al mes. Hoy con esos no nos ganamos la vida, pero los tenemos. Para salvar el planeta no es que se tengan que fabricar muchos coches eléctricos, hay que venderlos , sacar de las calles vehículos viejos y usarlos.

¿Los políticos entienden el entramado industrial de sus decisiones?

– Una marca buena tarda 4 años en desarrollar un coche y mete mil millones encima de la mesa. Vende durante cuatro años más, mete 500 millones más, lo apaña un poquito y lo vende cuatro años más. Si algún político me pregunta digo lo mismo. Son 12 años que son mi tiempo de juego, el de un político son 4 años. Vamos mal. No se puede cambiar tres veces de idea. Necesitaríamos que los políticos asumieran que gane quien gane en 12 años no se debe cambiar los planes de desarrollo tecnológico industrial. Hablaba de constancia y consistencia. Pues apliquémoslo a todo.

¿Cómo les impacta el tema de los chips?

– Vivimos algo que no había pasado nunca. Salimos de una crisis de demanda para meternos en una crisis de oferta. Jamás lo había visto. Eso es complicado. Lo solventamos poniendo el esfuerzo en lo que se puede hacer. No perder ni un minuto pensando en algo que no puedes arreglar. Nosotros no vamos a arreglar el tema de los microchips. El foco está en los pedidos. Matricular coches es una tarea administrativa, nos pagan para coger pedidos. Estamos teniendo mucho tráfico y estamos tratando de hacer mucha pedagogía y tratar de explicar a la gente cuándo va a llegar su coche. Hemos generado transparencia con la red y con los clientes. A río revuelto, ganancia de pescadores. No hay chips, pues bueno. Lo dicho, no dediques ni un minuto a un tema a no ser que lo vayas a arreglar tú. Todos los fabricantes están igual. Yo les digo eso a la red, así que coge la circular que hemos dado, ármate de valor y vende coches.

Noticias relacionadas

– ¿Lo están consiguiendo?

– Cada semana enviamos a los vendedores los plazos de entrega para que lo puedan comunicar a sus clientes. El problema es que cogemos pedidos, preparamos un futuro que va a ser bueno, pero no ingresamos dinero. Que Renault no ingrese un par de meses se puede llevar, pero que un concesionario lo haga, es complicado. Les ayudamos con planes de ahorro de sistemas fijos, cambiamos el sistema de remuneración por pedidos, y al final, como soy optimista, creo que es bueno. Este año, con un mercado pírrico, la red ganará dinero. Poco pero ganará. Hemos sido capaces de bajar nuestro punto de equilibrio, y si sobre ese punto de equilibrio más bajo añadimos 17.000 pedidos de cliente en cartera, el 1 de enero le podremos decir a los vendedores que cuando entre un cliente por la puerta ya estará generando sus ingresos del 1 de mayo. Y eso da confianza.