29 oct 2020

Ir a contenido

Actualidad

El nuevo Ford Explorer aterriza en España

Ford lanza al mercado europeo el UV más vendido en Estados Unidos con una sexta generación que aporta diseño, prestaciones, toda la tecnología y una única mecánica híbrida enchufable de 457 CV

Xavier Pérez

El nuevo Ford Explorer aterriza en España

Cuando en pleno siglo XXI, la era de la personalización, una marca solo ofrece como opcional la elección del color eso significa que confía ciegamente en el producto. Eso es lo que ha hecho Ford con la introducción en España del nuevo Ford Explorer. El SUV más vendido en el mercado americano llega al Viejo Continente en su sexta generación (aunque a nuestro país es solo la segunda generación que aparece) tras veinte años de éxitos. Lo hace ofreciendo una única mecánica hibrida enchufable (PHEV) con unos nada desdeñables 457 CV de potencia.

El nuevo Ford Explorer se comercializa en España solo con el acabado ST Line. Desde la firma que dirige Jesús Alonso están convencidos que con ello basta para que el cliente de Ford pueda descubrir las interesantes aportaciones de este modelo. Existe otro acabado, el Titanium, más clásico que solo se vende en el resto de países de Europa. Desde Ford España consideran que con este acabado más deportivo ST Line cubren el segmento con creces.

Un SUV muy `premium¿

Agarrados al argumento teórico de que en 2027 el 50% de los modelos del mercado serán SUV (en España, a día de hoy, ya son el 48%), Ford propone un vehículo familiar de siete plazas que se coloca en la parte alta del segmento en su zona `premium¿. Combate directamente con los BMWX5, el Audi Q7 y el Volvo XC90 y lo hace con un diseño muy atractivo, y muy americano. La parrilla en color negro y las letras `explorer¿ (también en negro) colocadas sobre el morro del capó acentúan su aportación deportiva y moderna.

Mide 5,06 metros de largo, 2,10 metros de ancho y 1,78 metros de alto, ofreciendo un volumen generoso por dentro (incluyendo el maletero que con cinco plazas dispone de 1.137 litros de capacidad). El acceso a la tercera fila de asientos (escamoteables en el piso del maletero) es sencillo gracias a un pequeño escalón en el montante de la puerta.

Como ya hemos dicho no ofrece opcionales salvo la elección del color y dispone de toda la tecnología digital del momento. De serie monta una pantalla de 12,3 pulgadas a modo de display de instrumentación y una pantalla de 10,1 pulgadas táctil para soportar el sistema SYNC3. Dispone de cargador inalámbrico, que está colocado entre la consola y el reposabrazos central, útil y seguro para evitar estar pendiente del teléfono, pero poco adecuado para los ovidadizos ya que es muy fácil salir del coche sin reparar en él.

Ofrece tres meses de conectividad con Vodafone para un sistema wifi hotspot para diez dispositivos. El equipo de audio es de calidad, un Bang&Olufsen con 14 altavoces y 920 Watios de sonido.

También destaca por ofrecer techo panorámico deslizante y un completo equipo de sistemas de seguridad y ayuda al conductor, como alerta de tráfico cruzado, alerta de precolisión para ciclistas y peatones (también en marcha atrás), control de crucero adaptativo, reconocimiento de señales, freno post-impacto y sistema co-Pilot 360 con centrado de carril (que solo exige tener las manos en contacto con el volante para ayudar a trazar la dirección) y sistema de aparcamiento automático park-assist 2. Las cinco estrellas EuroNCAP validan su seguridad.

Un V6 de armas tomar

Mecánicamente monta un motor de gasolina V6 de 3.0 litros y 357 CV que se combina con un motor eléctrico acopado al propulsor de gasolina que añade 100 CV nominales más, sumando conjuntamente 457 CV con un par de 825 Nm. Dispone de tracción total permanente optimizada electrónicamente. Las baterías son de iones de litio (13,6 kW) y van ubicadas bajo la parte trasera, ofreciendo un aguante de 42 kilómetros conduciendo solo en modo eléctrico.

Ofrece cuatro modos para el sistema eléctrico: automático (gasolina y eléctrico combinados), eléctrico 100%, EV luego (reserva la carga eléctrica para uso posterior) y EV recarga (que permite la recarga en marcha con el motor de gasolina). Para la conducción dispone de siete modos que se adaptan a la superficie (normal, eco, deslizante, deportivo, para remolque, tierra y nieve/arena)

Las emisiones se sitúan en 72 gramos de CO2 por kilómetro y el consumo en 3,1 litros cada 100 kilometros. Todo ello en modo híbrido ya que cuando el motor eléctrico desaparece el V6 hace su función glotona con cifras de casi 17 litros de media. Todo el bloque va asociado a una caja automática de 10 velocidades (con levas tras el volante) que adapta su respuesta al modo de conducción.

Para cargar en casa

Para recargar ofrece la posibilidad (como muchos PHEV) de hacerlo en un enchufe doméstico (230 voltios) en 5:50 horas o en un Wallbox de Ford en 4:40 horas, pudiendo personalizar el tiempo de recarga. Dispone de un cable de recarga para enchufe convencional y no dispone de cable de recarga Chademo, ya que no se puede abastecer de energía en postes de recarga rápida, aunque puede hacerlo en el Wallbox (pero desde Ford creen que no será el caso ya que el ahorro de tiempo es poco).

Toda la propuesta del nuevo Ford Explorer llega al mercado por 79.350 euros. Un precio que está en la línea de los SUV Premium híbridos enchufables de mercado, aunque con la garantía de que se trata de una de las mejores opciones del momento.