Judit Neddermann afianza su sonido en 'Un segon'

La cantante y compositora desgrana las canciones de su segundo disco en el SAT!

La artista catalana interpreta ’Nelita’ en acústico directo / RICARD FADRIQUE

3
Se lee en minutos
Marta Cervera
Marta Cervera

Periodista

ver +

La cantante y compositora catalana Judith Neddermann se adentra en nuevas sonoridades con 'Un segon', su segundo disco. Lo presenta este viernes en  el SAT! "Yo he hecho mucha vida en Sant Andreu y me gustaría que la gente que aun no lo conoce se acerque y descubra este barrio y este teatro tan activo", destaca la intérprete. Su actuación despide el ciclo enciSAT! 

Neddermann tiene muchas ganas de compartir su nuevo trabajo, un disco producido por el guitarrista Pau Figueras y Aniol Bestit que ha salido tal y como ella soñó. Menos la versión de la canción vasca 'Txoria txori'  y de la 'Nelita', que grabó en una preciosa versión acúsctica para Música Directa de El Periódico de Catalunya, todo el material es nuevo. 'Nelita', que incluye frases en portugués, la ha cantado mucho en concierto pero no la había grabado hasta ahora. "Está dedicada a una mujer brasileña increíble. Siempre estaba feliz y de buen humor. Sus penas iban por dentro como digo en la canción", señala la cantante. La conoció en Madrid cuando grababa su primer disco. "Nelita se ocupaba de nuestra comida y de la casa-estudio donde estábamos. Espero poder ir a Brasil y cantársela algún día".

'Un segon' recopila sensaciones, ideas y experiencias vividas desde su debut en solitario en el 2014. Mientras realizaba sus primeros conciertos no paró de apuntar esbozos de melodías y letras. Para convertirlas en algo más se escapó al Pirineo aragonés. Allí, sola y rodeada de nieve ordenó, desarrolló y pulió su nuevo material. 

HOMENAJE A COETUS

Un adiós a sus antiguos compañeros de Coetus abre el disco. 'Despedida (Oda a Coetus)' rinde homenaje al grupo con el que trabajó casi tres años. "Les debo mucho. Gracias a Coetus descubrí la música ibérica y folclórica. Removieron todos los cimientos de mi concepción musical. Su trabajo me ayudó a replantear cosas y a buscar algo que me definiera como músico".

Neddermann tiene mucha influencia de la música norteamericana y del jazz pero ellos le enseñaron la necesidad de ir más allá."Creo que este segundo disco, sin ser de música tradicional ni folk, porque no es lo mío, deja claro de dónde vengo", señala la artista que ha colaborado con gente tan diversa como el Quartet Brossa, The Grammophone Allstars y Verd i Blau.  

MENOS IMPROVISACIÓN

Raíces mediterráneas, influencias de la música brasileñas pero también de la música negra impregnan 'Un segon', un disco que refleja no solo su evolución como artista sino como persona. "Es diferente al primero porque he cambiado. Ahora en mis canciones hay menos improvisación. El elemento jazz ha disminuido un poco pero me encanta como ha quedado", afirma esta espigada creadora catalana de Vilassar de Dalt. Algunas piezas hablan de amor como 'Didi', otras tienen como base el desamor, como 'Per què?' o 'Amor roma'.  "Cuando te enamoras estás inspirada, tus sentidos se abren y la creatividad se potencia. También me pasa cuando estoy triste. Son los mejores momentos para crear. ¡Estás en plena expansión!" asegura la cantante.

Noticias relacionadas

Entre su colección de nuevas canciones incluye un poema sobre personas tóxicas, 'Jo no vinc al pou', con la letra que su amigo David Vidal-Barraquer le envió desde Nueva York. "Ya tenía el estribillo y cuando le llamé el justo acababa de escribir algo sobre este tema", recuerda, y confiesa: "Es importante aprender a dejar de lado las personas que no me aportan nada".

Un tono muy diferente tiene 'Mireia', una animada y luminosa canción que dedica a su hermana pequeña. "Ella es más joven que yo pero es muy sabia", apunta. Mireia no se ha dedicado a la música, algo raro en su familia. "Aunque no es del ramo sabe mejor que nadie analizar mis canciones y detectar aquello que funciona o falla. Me fio mucho de su criterio", confiesa. Ella fue la primera en escuchar sus nuevas piezas en el refugio pirenaico donde perfiló 'Un segon'.