Ir a contenido

Daniel Cros abandona la melancolía en 'No más canciones tristes'

Su nuevo disco, lleno de luz y con influencias latinamericanas, sonará en directo en el CAT el próximo 11 de febrero dentro de Barnasants

Marta Cervera

El artista barcelonés interpreta Jamás me curaré / RICARD FADRIQUE

Daniel Cros lanza un mensaje de optimismo en su nuevo trabajo discográfico, 'No más canciones tristes'. El disco de onda folk con influencias latinoamericanas lo presenta en Centre Artesà Tradicionàrius (CAT), en el marco de Barnasants, este jueves."Tenía ganas de decir adiós a la melancolía, de ofrecer piezas llenas de luz", explica Cros, cantautor barcelonés de 50 años. El músico se reconvirtió en trobador hace años tras dejar atrás su vertiente rockera en Brighton 64 para emprender su carrera en solitario. "Aunque es un disco alegre he de reconocer que se me ha colado algún tema tristón. Sin embargo está totalmente justificado: reivindico el derecho a la contradicción".

Se siente a gusto como cantautor, libre para navegar por estilos diversos que a menudo confluyen en América, un continente rico que conoce bien. Varios intérpretes del otro lado del Atlántico colaboran en su nuevo disco. En el bolero que da título al álbum participa el colombiano Alejo García, de quien incluye 'Que venís, que te vas', donde Cros canta en catalán y García en su idioma.

En 'Jamás me curaré', una ranchera moderna con aire de clásico, Cros une su voz a la mexicana Zaira Franco, de timbre grave. Nada que ver ese tipo de tonalidad oscura con el color de la compositora y cantante brasileña Sylvia Patricia, con quien Cros borda una versión de la artista, 'Meus olhos', pura bossa-nova. 

El porteño Pablo Grinot, completa el póker de colaboradores del disco con 'Suéltame pasado', un tema suyo inspirado en una frase extraída de un espectáculo de Les Luthiers, famoso grupo de músicos y humoristas argentinos.

SONIDO AUSTERO

"Es un disco bastante austero en lo musical. Está concebido para cantar alrededor del fuego con la guitarra. La idea me vino tras un concierto impresionante que hice con Alejo García y otro músico enmedio de un bosque. Acudió un centenar de personas guiada por las antorchas que iluminaban el camino. Fue una experiencia maravillosa", recuerda Cros. Él y su guitarra bastan para defender su nuevo trabajo como demostró al interpretar 'Jamás me curaré' en Música Directa de El Periódico de Catalunya.   

Más allá de su carrera como intérprete y compositor, Cros también es productor musical. Por su estudio de grabación Rosazul de Poblenou han pasado todo tipo de artistas: Paco Ibáñez, Omara Portuondo, Miguel Poveda, Ibrahim Ferrer… "Trabajo con artistas conocidos pero también con otros que están por descubrir, algo que me encanta. Estar en contacto con otros músicos es un soplo de aire fresco que evita que todo gire solo sobre mí".

"SITUACIÓN DRAMÁTICA" DE LA CULTURA 

Aunque reconoce que la cultura en España ha ido a menos. "Hace años los artistas lucharon por tener un nivel de ingresos digno mediante sus 'cachets'. Todo eso se ha destruido. La situación es dramática, pero un artista internamente nunca puede dejar de ser lo que es". En su opinión, lo peor de la situación actual es la poca conciencia que la gente tiene acerca del valor de la cultura. "Si un lampista hace un trabajo, lo cobra. En el caso del artista ya no es así. La gente cuestiona que tenga que cobrar. Eso unido al desinterés de la política por nuestro trabajo. Y ya se ha dicho por activa y por pasiva el daño que provoca el IVA al 21%". Prefiere no hablar más del tema para no deprimirse. 

Y para animarse recuerda que 'No más canciones tristes', el bolero que da título a su nuevo álbum, integra un recopilatorio que ha editado Amnistía Internacional donde también participan Jordi Savall, Lluís Llach, Amancio Prada y Lídia Pujol, entre otros.