Ir a contenido

LA BANDA DE DOS EXMIEMBROS DE OJOS DE BRUJO EDITA SU SEGUNDO COMPACTO

Lenacay, nueva pirueta de mestizaje

La banda publica 'Yerel', disco que presentará el 16 de mayo en el Music Hall

NÚRIA MARTORELL / Barcelona

Lenacay interpreta Rumba Lenacay en EL PERIÓDICO. / MÓNICA TUDELA / ANAHÍ GALLARDO

Tiene un afinado instinto musical y un incansable afán de investigar. De experimentar con sonoridades y ritmos, trazando puentes entre el pasado y el futuro. Así es Ramón GiménezEl Brujo, quien junto con otro de los fundadores de Ojos de BrujoDj PankoEl Mago, sigue manteniendo vivo ese indispensable espíritu transgresor que hizo que su antigua banda se alzara con un premio Grammy en Los Ángeles (2007). Con su nueva formación, Lenacay, despacha un segundo disco, 'Yerel', con más y mejores piruetas. La presentación será el 16 de mayo en la sala Music Hall.

El álbum incluye desde una vidalita electrónica hasta un taranto que se aproxima al dupstep y una alegría al más puro estilo r&b. Y esta nueva dosis de alianzas entre el flamenco y estilos varios ha sorprendido al propio Giménez.

«Y es lo bonito. Ha sido como encender una luz, lo mismo que nos pasaba en los inicios de Ojos de Brujo -explica el guitarrista y compositor-. Cuando se trata de mestizaje, hasta el último momento no sabes el resultado. Y después de 15 años hemos tenido otra vez la sensación de que estábamos pisando un territorio nuevo».

Para el músico, «acercarse a registros distintos, comprobar cómo has madurado y permitirte hacer cosas más complejas» es sin duda la clave.

En 'Yerel', Lenacay factura una  electrónica más de vanguardia, de la mano de un Dj Panko que ya fue pionero en el scratching por bulerías y la rumba break. Suenan riffs al mejor estilo metal. Y hasta la rumba flamenca (marca de la casa) la fusionan con aires brasileños en el primer sencillo, bautizado precisamente 'Rumba Lenacay'.

«El poder corrompe»

Pero quizá la pieza más transgresora es 'Abuso de poder', que empieza relatando una abusiva detención por parte de un mosso y prosigue denunciando directamente que «el poder corrompe». Para darle más contundencia, reclamaron a un invitado muy especial: el rapero cubano Kumar.

 «Nos encanta hablar del amor y de cosas bonitas, pero al levantarte te enfrentas con una realidad que también queríamos reflejar -explica Giménez-El artista cumple el papel de termómetro de lo que está pasando. Queríamos hacer una letra sobre el abuso de poder, y se nos ocurrió reforzar la rabia de esta letra con una soleá que es un quejío, con una velocidad de 150 beats por minuto, con elementos del metal y con el hip-hop como máximo exponente de expresión urbana»

 Para convencer a Kumar, el tocaor reconoce que le picó el orgullo. «Bueno, ya sé que no es tu tempo habitual...-relata que le soltó-. No es un tema fácil, pero creo que nadie lo hará mejor que tú. Pero si no puedes hacerlo, no pasa nada, ¿eh?». Al poco tuvo su respuesta: «¿Cuándo quieres que vaya al estudio?».

Piezas en inglés

Como ya hicieron en el disco de debut de Lenacay, 'Ryma', en este segundo desembarco incluyen piezas en inglés. «Siempre hemos investigado trayendo los géneros a nuestro territorio. Y cuando te acercas al soul y al funky y lo traduces, algo se desnaturaliza. Así que pensamos, vamos a acercarnos hasta estos estilos en el idioma que nacieron. Con respeto. Y aprovechando la versatilidad de Paula Domínguez». Una cantante que, por cierto, lleva cantando soul y jazz toda la vida. Y que logra que en su voz esta fusión con el flamenco «no chirríe».

'Amanece el cielo hoy' es otra de las canciones del álbum que sorprende. Por su sonido bhangra. Y por la inspirada colaboración de Cordes del Món. «Hay tanta y tan buena materia prima para investigar -coincide Dj Panko-. Y este tema es un claro ejemplo. Conocí a un violinista indio tras coincidir con Ernesto Brizeño [el director de Cordes del Món]. Y cuando le escuché, pensé que me encantaría invitarles a participar en esta pieza e incorporar este sonido del violín con este punto tan bhangra, tan árabe. Creo que ha quedado un tema muy interesante».

Cuando Ojos de Brujo se disolvió en el 2010, sus integrantes se diseminaron, ya fuera iniciando una aventura en solitario o formando otras bandas que orillan por otras sonoridades...

Giménez aclara: «Lenacay bebe de todo. Pero el flamenco es su ancla».