Ir a contenido

EL ARTISTA PUBLICA UN ÁLBUM REBOSANTE DE SUTILEZAS

Viaje emocional, con Èric Vinaixa

El exlíder de Rodamons presentará su nuevo disco en solitario, 'Insinuacions', el sábado en Luz de Gas

NÚRIA MARTORELL / Barcelona

Èric Vinaixa interpreta Imants, en acústico. / RICARD FADRIQUE

Èric Vinaixa es un erudito de la música y un multiinstrumentista que con 7 años ya tocaba el acordeón y que con 9 debutó en la Banda de Música de Miravet (su población natal, en Ribera d'Ebre), tras haber aprendido a tocar el bombardino, el fiscornio, el trombón... Hasta que el rock lo barrió todo. Creó el grupo Rodamons, con el que editó dos discos y compuso memorables canciones como 'L'últim anònim'. A finales del 2010 sacó su primer álbum en solitario, 'La famosa gemma de Galveston'. Había descubierto un registro más íntimo. El mismo que ha seguido explorando en "el intenso y elegante" 'Insinuacions'. Un cuidado trabajo con una "buscada producción vintage", admite, que el sábado presentará en la sala Luz de Gas.

"Con el formato rock todo era adrenalina, muy guitarrero. Y setentero. Ahora he invertido las proporciones --relata--. He ido a buscar la parte más personal del género, fusionándolo con un poco de pop, de blues... de todas mis influencias. Todo más relajado, pero ¡con mucha intensidad emocional!".

La esencia de su nuevo disco es que en la vida nada de lo que digas será interpretado de la misma manera. "Las personas nos comunicamos con las insinuaciones, en mayor o menor medida". Y en su compacto se insinúan palabras, conceptos, "e incluso muchos instrumentos que entran y salen. Y que a lo mejor la gente no los descubre hasta que escucha el disco unas 40 veces".

El álbum lo ha compuesto, producido y arreglado el propio cantante, quien haciendo gala de su virtuosismo también se ha encargado de los pianos, guitarras y percusiones. Y entre las colaboraciones que figuran, sorprende gratamente la de la actriz Mercè Martínez, en la pieza "Suplicava la reina".

Colaboración con Mercè Martínez

"La conocí personalmente en un concierto, justo cuando estaba a punto de entrar a grabar. Sabía que cantaba, y además con esa voz tan negra, tan soul, tan poderosa. Así que pensé que encajaría perfectamente en el tema», explica. Una letra, por cierto, con insinuaciones, sí. Y también con lascivia: 'Entregaré el meu cos al gran plaer... Ella reina i jo guerrer./ I cavalcàvem. / I sacsejàvem./ I descobriem junts l'univers./ Suplicava la Reina'".

'Insinuacions' cuenta con un 'bonus tracks' muy especial: 'Dorm, petita. Dorm'. Una nana que dedica a su  hija, con los primeros lloros tras el parto de fondo. "El nacimiento de Júlia es de las cosas más bestias que me han pasado. Es algo muy fuerte. Y se me ponen los pelos de punta cada vez que la escucho en el disco. Mi voluntad era fusionar una experiencia tan brutal con el arte. Aunque un parto es arte por sí solo".