Ir a contenido

RECITAL-CASORIO COMO CULMINACIÓN DE SU PRIMER AÑO DE VIDA

Oques grasses, de boda con "xiruques"

El grupo propone hoy a sus fans que se casen con ellos en la sala Apolo, como agradecimiento a su fidelidad

La banda cierra su exitosa gira de más de 70 conciertos

NÚRIA MARTORELL / Barcelona

RICARD FADRIQUE

Bodorrio y éxtasis colectivo en la sala Apolo. Oques Grasses quieren oficializar este "intenso amor compartido" con su público, esos seguidores fieles que les han permitido ofrecer hasta 70 conciertos desde febrero. Un éxito absoluto que bien merece una ceremonia-concierto (han llegado a enviar invitaciones). Dato a tener en cuenta: solo tienen un disco en el mercado, 'Un dia no sé com'.

Un álbum que primero decidieron compartir gratis en internet y que ahora también lo venden por solo 3 euros. Por cierto, el recital de esta noche solo cuesta 5.

La idea de esta fiesta surge porque quieren demostrar a la gente cuánto les quieren. "Como ahora está tan de moda que las cosas duren poco, los trabajos, las relaciones... -reflexiona el dicharachero cantante, Josep Montero-, pensamos que casándonos todos, si lo dejas con una persona tienes a otras esperándote. He hablado con Dios y...". ¿Perdón? Pero si en una de sus piezas, 'Ritmes Salvador', suelta: "I no esperis que parli Déu. Sortirà el contestador... [risas]". "Ya, ya. Pero ese día resulta que le pillé en el súper comprando Donuts. Pues eso, he hablado con Dios y me ha dicho que la idea de dos personas casándose es demasiado tradicional. Y que lo de la boda entre todos le parece genial", asegura el vocalista.

"Es regalar amor a tutiplén", enfatiza el bajista, Guillem Realp. «Y así nos enrollamos todos con todos. Y con uno mismo también. Yo lo hago habitualmente», añade, ante las carcajadas del resto. Como indumentaria, sugieren "pajarita y xiruques". Otra opción, tal y como han colgado en su Facebook, es: "Abrir el armario más prometedor de tus familiares, buscar por dentro, nosotros encontramos setas y cava, lo que nos aportó un punto de emoción en la búsqueda. Vístete extremadamente sexi y demuéstrale al espejo y al mundo de qué eres capaz".

Cuando se les pide por el estilo que facturan, lo tienen claro: reggae a la cassolana, música porno (bueno, es muy común que acaben a pecho descubierto, como en la foto), música con gas ('Cul' es uno de sus temas más logrados, aunque también es cierto que su música es de lo más efervescente). Es decir, puestos a poner etiquetas -«algo tan pasado de moda»-, lo mejor es desconcertar.

Regar alegría

Les gusta demostrar que están como una regadera. De hecho, una regadera es un eficaz instrumento de percusión para Arnau Altimir (la prueba, el acústico de EL PERIÓDICO). Y el humor, a veces punzante, está presente en las letras de estos vecinos de Roda de Ter (Osona), que ya preparan su segundo plato. "Estamos maquinando un nuevo disco", adelanta Realp.

Este mismo noviembre empezarán a grabar. Y en marzo quieren que esté ya listo el menú para degustar. Explican que incluirán 10 temas nuevos. Se atreven a adelantar que seguirán con el reggae y que sorprenderán con dos estilos nuevos (aunque no quieren desvelar cuáles).

Y explican que dos de esas piezas que incorporarán ya las han ido fogueando en algún que otro recital. Los títulos: "'Velocitat del lluç' y 'Wuaspa'". ¿Perdón? "Sí, es una que habla del Whatsapp", aclara el cantante. Precisamente del Whatsapp culpable, según un estudio, de haber roto tantas parejas. Suerte que Oques Grasses practican el multimatrimonio.