Ir a contenido

FESTIVAL STRENES

Dandis y alternativos

El trío barcelonés Sidonie estrena hoy su versión pop de 'Una guitarra' de Serrat en Girona y prepara un disco «más elegante, con más colores»

NÚRIA MARTORELL
BARCELONA

El grupo Sidonie interpreta en acústico la canción Una guitarra. / ALFREDO CASAS / MÒNICA TUDELA Foto: M. TUDELA

El grupo Sidonie se lleva la germinal canción de Joan Manuel Serrat 'Una guitarra' por derroteros pop, cambiándole el ritmo "a un cuatro por cuatro", explican. El motivo: el concierto que ofrecerá esta noche dentro del Festival Strenas, en la sala Tourmix de Girona. Pero antes ha querido interpretarla en primicia para EL PERIÓDICO. "La pieza la sugirió Axel Pi -aclara Marc Ros, el cantante-. Los tres tenemos en común pensar que Serrat es el artista catalán más importante de los últimos tiempos. Y de hecho este tema ya lo grabamos para un álbum homenaje al cantautor hará cinco años, y por motivos contractuales al final no se incluyó".

Fue una cuestión "ajena" a la banda. "Pero la versión es nuestra y con la excusa del Strenas aprovechamos para estrenarla en directo. Además, nos sirve para llevar también por primera vez a Girona nuestro formato acústico", añade el bajista Jesús Senra.

El vocalista asegura que siempre que pueden cuelan el catalán en su repertorio ("ya lo hicimos con el álbum de Sopa de Cabra"). Entonces, ¿por qué no graban un disco en catalán? "Nos cuesta. Al igual que al principio cuando me ponía a tocar la guitarra me salían palabras inventadas en inglés, el idioma que había mamado musicalmente hablando [Sidonie inició su andadura hace más de 15 años en inglés], componiendo en catalán no me encuentro cómodo. Hemos llegado a un punto de experiencia y de comodidad, insisto, en castellano que nos sentimos muy a gusto".

Y Axel Pi aclara: "El cambio surgió de forma natural y estamos muy contentos con el castellano, y con el hecho de que la gente pueda identificarse con lo que cantamos".

El giro lingüístico se produjo en el 2005 con 'Fascinado'. Y reivindicaron a David Bowie para argumentarlo. "Como él, necesitamos reinventarnos". Su lugar ideal, aseguran, sería estar "entre el malditismo y Jennifer Lopez". "No acabo de entender a los que van de underground, a esos contemporáneos barbudos de vinilo que se recrean con el hecho de ir de alternativos. Y ellos no comprenden la actitud de Sidonie, con más plumas que una vedete. Nosotros reconocemos que a cuanta más gente lleguemos, mejor -admite Ros-. Y resulta que nos tachan de metrosexuales. Pero si miras a Bowie, ves cómo él trabaja mucho la imagen. Si tienes un concierto es como si tuvieras una cita".

Muebles de Ikea y pornografía

Llegar a mucha gente. Pero no a toda costa. El Ministerio del Trabajo usó en el 2004 uno de sus temas ('Feelin' down') para un anuncio y lograron que lo retirara. "Una cosa es que tu música llegue a mucha gente y otra que se esté atentando contra tu derecho moral de decidir si quieres que suene relacionada con algo tan delicado. Piensa que entonces se estaba en plena precampaña electoral del PP, el año que logró la mayoría absoluta".

El último trabajo de Sidonie, 'Fluido García', les llevó a un sonido más crudo. Y ahora andan trabajando en un nuevo trabajo "más elegante, con más colores". ¿Y qué pueden adelantar sobre la temática de las canciones? "Buf, hay de todo: robots, 'Blade runner', muebles de Ikea, pornografía. Estamos perfilando el concepto".