La temporada de F-1

Alonso no pierde la fe pese a los problemas del Alpine

  • Tras encadenar fallos en Barcelona y Bahrein, el nuevo monoplaza A522 no ha dejado las mejores sensaciones en pretemporada.

  • El piloto asturiano mantiene su confianza en ‘El Plan’ pese a la limitación de presupuesto y las nuevas normas.

Fernando Alonso, antes de un entrenamiento.

Fernando Alonso, antes de un entrenamiento. / BWT Alpine F1 Team

2
Se lee en minutos
Laura López Albiac

Tras completarse dos de las tres últimas jornadas de la pretemporada en Sakhir, el circuito donde empieza el Mundial el 20 de marzo, se confirman las dudas entorno al nuevo proyecto de Alpine tras el ‘fiasco’ en los test de Barcelona. Fernando Alonso, que apenas pudo rodar el tercer día en el Circuit por un fallo hidráulico en su A522, no tuvo más suerte en su estreno en Bahrein y el jueves se despidió con solo 24 vueltas después de que su equipo detectase una fuga de agua en el radiador del coche.

Este viernes, con Esteban Ocon al volante de la versión rosa del Alpine, las cosas han comenzado con inmejorables sensaciones en pista. El francés, que tenía asignado el turno completo al volante, ha liderado la tanda matinal, aunque ha marcado su tiempo (1.34.2) con goma blanda frente a Charles Leclerc, que se ha quedado a milésimas con los Pirelli medios. Por la tarde, nuevo ‘jarro de agua fría’ cuando el coche de Ocon se ha parado. La cara de Alonso, que seguía la tanda de su compañero desde el muro, era un poema.

Noticias relacionadas

Ocon ha podido regresar al asfalto y Alpine no ha querido dar importancia al asunto, recordando que se trata de problemas frecuentes en unos test de pretemporada. Pero sin duda, a una semana de comenzar el Mundial, la impresión no es la mejor. Este sábado Alonso volverá a subirse al coche para intentar exprimir al máximo las últimas ocho horas de ensayos antes de que arranque definitivamente el curso en el Gran Premio de Bahrein (18-20 marzo).

Pese a los problemas en los test, Alonso ratifica su confianza en Alpine. Hasta el punto que cuando le han preguntado si sería campeón con un Mercedes, Fernando no ha dudado al responder: “No, estoy en Alpine para conseguirlo. El objetivo es ganar con Alpine”. El bicampeón español, que esta temporada superará el récord de Raikkonen y se convertirá en el piloto con más grandes premios disputados en la historia de la F1, considera que las medidas impulsadas por la FIA para equilibrar la parrilla pueden ayudarle a cumplir su sueño: “Pienso que con la limitación de presupuesto y las nuevas normas podemos tener la oportunidad a corto o medio plazo de ser campeones”, advierte.