APASIONANTE FINAL DE F-1

¿Provocará Verstappen el choque con Hamilton para ser campeón?

  • El piloto neerlandés de Red Bull y el siete veces campeón del mundo Lewis Hamilton llegan al último GP de la temporada, este fin de semana, en Abu Dhabi, empatados a 369,50 puntos

  • Verstappen, poseedor de ocho victorias, busca su primera corona mundial mientras que el británico de Mercedes persigue el título que le convierta en el más grande de la historia

Colisión en Monza entre Hamilton y Verstappen

Colisión en Monza entre Hamilton y Verstappen / EFE/EPA/MATTEO BAZZI

5
Se lee en minutos
Emilio Pérez de Rozas
Emilio Pérez de Rozas

Periodista

ver +

En el mundo taurino dirían “puerta grande o enfermería”. En la F-1, se dice “champán o suero”. En cualquier otro deporte, o gano o me estrello. El Mundial de F-1 se decidirá este fin de semana en el circuito de Abu Dhabi, un trazado en el que el británico Lewis Hamilton ha ganado cinco veces (2019, 2018, 2016, 2014 y 2011) y donde el neerlandes Max Verstappen solo ha vencido en una ocasión y fue, vaya, el pasado año por delante, curiosamente, de los dos Mercedes, el de Valtteri Bottas y el propio Hamilton.

La pregunta que se hace todo el mundo en estos momentos es si el caliente Verstappen, el defensor de “champán o suero”, actuará en el mejor estilo de los legendarios Alain Prost y Ayrton Senna, que defendían que el líder, el que va por delante en la clasificación, no tenía problemas en generar el accidente (una forma de ganar o salirse con la tuya poco ética, desde luego), provocara una situación forzada, un accidente, para conseguir su primer título mundial. A primera vista, parece que no. No sería ni elegante ni una manera limpia de proclamarse campeón, aunque la historia y el duelo entre estos dos monstruos de la F-1 podría presagiar lo contrario.

Dos monstruos

Estamos frente a dos auténticas estrellas de la historia del automovilismo. Todo lo que hace ahora Verstappen, lo ha hecho antes Hamilton desde su debut en el 2007, todo, desde el ‘breaktest’ del que se le acusa a Max en Jeddah hasta sacar al rival de la pista, cosa que ya hizo el británico, que fue quien inició las hostilidades, cuando sacó al líder de Red Bull del asfalto en Silverstone (Inglaterra). Así que puede ocurrir cualquier cosa.

Es evidente que estamos ante un choque de trenes absoluto, total y no solo en la pista, no solo en los boxes, no solo en los despachos, sino en el comercio, en la industria, en la publicidad y la imagen y, por supuesto, en las historias personales de cada uno de los protagonistas. Porque, contrariamente a lo que muchos piensan, este no es (o será) el octavo título de Hamilton, no, no será uno más, ¡ni mucho menos!, el británico está peleando por el cetro, por el título, por la gloria absoluta, este, el del 2021, el que pelea con Verstappen, el que le cuesta más, es el título para convertirse en el piloto más grande de la historia. Y eso también pesa. Y, sí, para Verstappen es el de su consagración en la élite mundial, por supuesto.

Generaciones distintas

Son dos pilotos buenísimos, de generaciones muy distintas (36 años Hamilton, 24 años Verstappen), pero con idéntica ambición y, por supuesto, números muy diferentes. Hamilton acumula, no solo siete títulos mundiales, sino 103 victorias y el mismo número de ‘poles positions’, mientras que Verstappen ‘solo’ atesora 19 triunfos y 12 primeros puestos en parrilla. Es evidente que a Hamilton se le ve dominando (o afrontando) el último duelo con mayor experiencia y serenidad que a Verstappen, al que se le nota un punto de excitación y, sin duda, rebeldía y/o necesidad que no tiene el británico.

Pero lo que no se puede olvidar de ninguna manera a la hora de analizar o plantearse lo que pueda ocurrir en Abu Dhabi es a quién y a quienes representan Hamilton y Verstappen. Ambos forman parte de dos auténticos imperios de la F-1. E imperios de poder no solo de tecnología. Ambos están dirigidos por lo que se ha dado en llamar el ‘lobby austriaco’, casi siempre poco elegante, que tuvo como ser representante más popular y conocido al mítico piloto Niki Lauda.

Wolff contra Horner

Austriaco es el jefe de Mercedes, Toto Wolff; austriaco es el cerebro de Red Bull, Helmut Marko y casi austriaco es Christian Horner, nacido en Inglaterra y máximo responsable del equipo austriaco. Y todos, todos, se saben poderosos e influyentes en la Federación Internacional del Automóvil (FIA) y, por descontado, en el cambiante mundo de la F-1. Tanto que sus gritos, declaraciones y exigencias han hecho que la FIA no se haya atrevido a sancionar más a Verstappen, con alguna posición en la parrilla de Abu Dhabi, tras ser declarado culpable del incidente de Jeddah.

Especialmente Wolff y Horner sabe dominar y utilizar el escenario, el teatro, de cualquier gran premio para salirse con la suya. Saben utilizar la radio entre muro y piloto para calentar el ambiente e insinuar tácticas que, luego, son distintas; saben estar atentos a las cámaras que siempre, siempre, les enfocan o en el interior del boxe (caso del jefe de Mercedes) o en el muro (caso del responsable de Red Bull) y, por supuesto, siempre son los primeros en reclamar, en pedir justicia, sanciones y demás triquiñuelas. Nada se les escapa, demostrando que protegen sus intereses empresariales y deportivos y, por supuesto, las carreras y resultados de sus chicos.

Noticias relacionadas

Ellos dos solos

Es evidente que ni en el muro ni en la pista podemos hablar de auténticos caballeros y menos, mucho menos, habiendo llegado a la última carrera, en Abu Dhabi, con empate a 369,50 puntos en el casillero (¡ni el mejor guionista del mundo hubiese escrito un guión así!). El líder, que no significa que principal favorito, es aún Verstappen, pues suma una victoria más (8 a 7) que Hamilton, que, casualmente o no, podría renovar su cetro sumando el mismo número de triunfos que su ya eterno rival. Los demás, por supuesto, no pintan nada en esta historia. En cuanto empieza el último GP, tanto Bottas como ‘Checo’ Pérez estarán, de pronto, a las cinco vueltas, a varios segundos de los candidatos, que se lo jugarán todo, todo, no solo en la carrera por la ‘pole’ del sábado, sino al llegar a la primera curva del deslumbrante trazado de Yas Marina.