ICONO DE LA MODA

Hamilton, el hombre de las mil caras

Lewis Hamilton, que mantiene un pulso al límite por el título de F1 con Verstappen, encuentra su particular vía de escape en la moda

Hamilton, con look ’oranje’ para el circuito de Zandvoort.

Hamilton, con look ’oranje’ para el circuito de Zandvoort. / Vicent Jannink / AFP

3
Se lee en minutos
Laura López Albiac

A sus 36 años y tras 15 temporadas en la Fórmula 1, Lewis Hamilton ha construido un personaje que no deja indiferente y cada vez más alejado del prototipo de piloto de élite. Los domingos sigue siendo el deportista perfecto, capaz de ofrecer su mejor versión en la pista. Pero en cuanto se marcha del circuito de turno, emerge otra persona. Coqueto al extremo y obsesionado con la moda, recorre medio mundo en su jet privado, acompañado de su inseparable bulldog Roscoe, para codearse con las estrellas de Hollywood y la pasarela. 

Los jueves previos a un gran premio, Hamilton combina ambas facetas. Antes de enfundarse en su ropa de trabajo con los colores de Mercedes Petronas, el británico ameniza la tarde a los fotógrafos que esperan la llegada de los pilotos a la entrada del paddock. Cada vez se atreve con un atuendo más llamativo y las redes se inundan de ‘memes’ y todo tipo de comentarios -también los hay positivos- al respecto. En Turquía, Lewis apareció con una aparatosa falda escocesa y pantalones, con chaqueta Burberry a juego.

El look de Hamilton en Turquía.

/ Archivo

Y esta vez le preguntaron por su indumentaria. "Es bastante atrevida", reconoció sobre su falda. "Me gusta mucho lo que hace Burberry y me encanta el conjunto. Repaso todo tipo de imágenes diferentes en Internet y encuentro cosas que me gustan. Hace un par de años hice una sesión de fotos para 'GQ' con una falda escocesa, una que hicimos especialmente con Tommy Hilfiger. Cualquiera puede llevar lo que quiera. Habrá gente que no lo entienda, pero no pasa nada”, explicó Hamilton sin incomodarse.

“Esperemos que con el tiempo las personas que hoy critican mi forma de vestir puedan abrir su mente y dejen que la gente sea quien quiera ser y vista como quiera, como le guste más", reclamó el heptacampeón del mundo de F1, que, eso sí, es consciente de que no se ajusta a la imagen de un piloto tradicional. 

Hamilton, fluorescente en Estambul.

/ Andrej Isakovic / AFP

"Siempre pensé que la Fórmula 1 era un lugar en el que no era fácil ser uno mismo. Y cuando voy a un desfile de moda estoy rodeado de gente de todos los ámbitos de la vida, expresándose de diferentes maneras. Es un mundo muy diferente al de la F1, que es muy corporativa", subrayó Hamilton, que tuvo bastante protagonismo en la última Met Gala en Nueva York. "Me encanta poder separarme del deporte, y de la intensidad de toda esta temporada. Así que poder tener otra cosa, otra salida, en la que centrarse ayuda a quitarle peso. Cuando vengo a un gran premio llego fresco, porque no he estado pensando todos los días pensando en mi lucha por el campeonato".

Penalizado en parrilla

La particular pasarela de la moda de Hamilton ha quedado aparcada este fin de semana y el inglés, que en el último GP de Rusia alcanzó un hito histórico con su victoria número 100 en la Fórmula 1, ya ha empezado a defender su liderato –solo 2 puntos sobre Max Verstappen-, y ha sido el más rápido en la primera sesión libre del GP de Turquía. 

Noticias relacionadas

Lewis Hamilton, a su llegada al circuito de Spa.

/ John Thys / AFP

Pase lo que pase este sábado en la 'crono', Hamilton ya sabe que como máximo podrá arrancar 11º en parrilla, ya que Mercedes ha decidido cambiar su motor en este gran premio y Lewis recibe diez puestos de sanción porque se trata de su cuarto propulsor esta temporada cuando sólo se permiten tres. El inglés no saldrá desde el fondo de la parrilla, como sí hizo Verstappen en Rusia, porque en su caso sólo han sustituido el motor de combustión y no todos los componentes, como en el caso del neerlandés. Mercedes arriesga en Estambul para evitar problemas de fiabilidad en las últimas seis carreras de la de la temporada. En Sochi ‘Mad’ Max logró minimizar los daños al remontar desde el fondo de la parrilla hasta el puesto del podio. Veremos si Hamilton consigue equilibrar la balanza.