INICIO DEL MUNDIAL DE F-1

La nueva temporada de F-1: la motivación de Alonso, el reto de Sainz

  • El Mundial vuelve a escena en Bahrein con Hamilton de nuevo como favorito

  • El piloto asturiano, a bordo del Alpine, dice que aspira a ganar, aunque admite que requiere tiempo

  • El madrileño se estrena con un Ferrari cuyo rendimiento está por ver

Alonso, con su Alpine.

Alonso, con su Alpine. / REUTERS

Se lee en minutos

Laura López

A la espera de la revolución técnica que se ha programado para el 2022, la temporada que arranca este fin de semana en Bahrein no es para nada de transición. Si bien probablemente no sirva para cambiar el orden establecido ni acabar con la hegemonía de Mercedes y Lewis Hamilton, sí que presenta grandes alicientes. El primero, sin duda, el regreso de un motivadísimo Fernando Alonso. Y no menos importante, el estreno de Carlos Sainz con Ferrari.

Red Bull se ha armado con un tándem explosivo y que puede dar mucho juego en 2021. Max Verstappen nunca ha tenido un compañero tan incómodo y experimentado como Sergio ‘Checo’ Pérez. El mexicano, que fue ‘expulsado’ del equipo de Lawrence Stroll (ahora Aston Martin) para dar entrada a Sebastian Vettel, ha cogido el volante del RB16B con muchas ganas. Y a nivel técnico, visto lo visto en pretemporada, el monoplaza promete.

Vertappen acabó los test de invierno como el más rápido. Aunque él mismo reconoce que “sería estúpido pensar que ya estamos por delante de Mercedes”. Solo la Q3 que se disputa este sábado en el circuito de Sakhir resolverá las dudas acerca de su potencial real.

Hamilton, a por la octava

El calendario, con el que se intenta recobrar la normalidad tras un año de pandemia, está previsto a 23 grandes premios, es decir, el más ambicioso de la historia de la Fórmula 1. Con la amenaza del coronavirus, que podría alterar sensiblemente los escenarios y fechas como ya pasó en 2020, el Mundial arranca con un nombre propio: Sir Lewis Hamilton. El británico, que ya suma siete títulos, se ha convertido en el hombre de los récords.

Después de igualar las coronas de Michael Schumacher y superarle en victorias, podios y poles, Hamilton  puede erigirse en el mejor piloto de todos los tiempos desde el punto de vista de las estadísticas. Siempre habrá quien prefiera a Schumacher, Senna, Prost o incluso Alonso, pero los números se decantan de forma abrumadora del lado del inglés, que opta a su octavo título.

"El objetivo es ayudar al equipo a ganar carreras y el Mundial, pero no hay un plazo marcado para lograrlo"

Fernando Alonso

Mientras ya se especula con que 2021 puede ser la última temporada de Hamilton, su compañero Valtteri Bottas está obligado reivindicarse si pretende mantener su asiento en el mejor equipo de la parrilla. La cúpula de Mercedes ya da por sentado que en 2022 el brillante George Russell, ahora en Williams, pilotará para las ‘flechas plateadas’. Y si Lewis no se va, Bottas será el ‘sacrificado’. El finlandés tiene una temporada por delante para hacer que sus jefes cambien de opinión.

Si al frente del campeonato se perfila un pulso entre Mercedes y Red Bull, la batalla por ser ‘el mejor del resto’ la tendría que apuntalar Ferrari , que en los test de invierno dejó destellos de su recuperación y una buena velocidad punta tras firmar su peor temporada en años (6º y solo 3 podios en 2020). Tanto McLaren como Alpine F1 parecen capaces de asentar el paso al frente que dieron en 2020. La principal incógnita es qué será capaz de hacer Vettel con Aston Martin.

El regreso de Alonso y el reto de Sainz

Más allá de sus dos títulos (2005 y 2006, con Renault), sus dos victorias en Le Mans y sus experiencias en el WEC y Dakar, Fernando Alonso es protagonista allá donde va. Lejos de aceptar un presente cómodo, sin presiones y viviendo de los recuerdos de un glorioso pasado, el asturiano regresa a la F-1 convencido de que aún no ha dicho su última palabra.

En pretemporada generó enormes expectativas, tanto dentro como fuera del coche. Sobre el asfalto hizo cierto el refrán de ‘quien tuvo, retuvo’, marcando tiempos y ritmo interesantes al volante de un Alpine con el que le queda un largo camino hasta ser tan competitivo como pretende. La F-1, en cualquier caso, ha recuperado a uno de sus héroes.

“El objetivo es ayudar al equipo a ganar carreras y el Mundial, pero no hay un plazo marcado para lograrlo. Lleva tiempo regresar. No estoy al 100% en nivel todavía, siempre te sientes más cómodo tras cuatro o cinco carreras”, asegura Fernando, que concentra su desafío en 2022, con las nuevas reglas, pero no piensa desperdiciar “las oportunidades que se presenten este año”. Y la edad (39 años) no será un obstáculo. “Hamilton, el tipo que domina aquí, tiene 36”, subraya Alonso.

Mejor motor en Ferrari

Carlos Sainz llega a Ferrari a los 26, pero con una dilatada experiencia, después de pasar por Toro Rosso, Renault y McLaren. El SF21 parece, de entrada, más competitivo que su predecesor, marcado por el brutal recorte de caballos que padeció justo antes de empezar la campaña. El coche dio en los test de Bahrein algunos problemas de juventud, pero lo primero que se pudo comprobar es que el actual motor es mejor, tiene más potencia y es más veloz en recta.

Te puede interesar

Para Sainz, quinto piloto español en vestirse de rojo (el tercero en grandes premios tras el Marqués de Portago y Fernando Alonso), el desafío es mayúsculo: “Si el coche está para pelear por cosas mejores que en 2020, lo intentaremos. Si no, habrá que maximizar lo que tengamos”, dice, prudente.

Hace apenas cuatro meses, en Bahrein, Carlos Sainz protagonizó una de sus mejores carreras con McLaren, con una remontada de 10 puestos hasta la quinta posición en meta. El circuito de Sakhir es sin duda el escenario ideal para firmar su debut oficial con Ferrari. “Un fin de semana que nunca olvidaré”, confiesa emocionado.